Innovación

El nuevo mundo del big data

Todos los aspectos de nuestra vida están cambiando. Las nuevas tecnologías que han emergido con fuerza gracias a la explosión de Internet y los ordenadores personales en la década de los 90, proponen y establecen nuevas formas de organización. El big data plantea un modelo en el que los datos y la información que se generan a partir de las acciones profesionales y privadas, ofrecen soluciones eficientes para millones de procesos y actividades.

EMC2 celebró las Data Science Series en el Hospital Club de Londres

EMC2 ha celebrado en el Hospital Club de Londres las Data Science Series para hacer un bosquejo de las posibilidades que la gestión y el análisis de los datos ofrecen a las organizaciones, las administraciones y a los ciudadanos, en las que participaron Peter Hinssen, fundador de Across Group y uno de los analistas más reconocidos de Europa, Nigel Shadbolt, profesor de Inteligencia Artificial de la Universidad de Southampton y asesor del Gobierno Británico, Marcus Du Sautoy, matemático y OBE (Orden del Imperio Británico) y Pat Gelsinger, COO de EMC2.

La base detrás del big data no es nueva, desde hace siglos los administradores han aprovechado los patrones que se obtienen  con el estudio de los datos para entender los motivos de las problemáticas a las que se enfrentan y mejorar sus acciones al respecto.

La diferencia es que la cantidad de información que generamos actualmente no tiene comparación. Según Pat Gelsinger, a lo largo de esta década el universo digital se multiplicará por 44, pasando de 0,9 a 35,2 Zetabytes. Si ya resulta sorprendente el hecho de que en los últimos dos años hayamos creado más datos que en toda la historia de la humanidad junta, los 35,2 Zetabytes realmente deslumbran.

Cuando Internet y la informática personal revelaron que esta avalancha de información llegaría, algunos sectores de la industria advirtieron de los problemas que supondría su gestión. Sin embargo, el desarrollo de la tecnología de almacenamiento y procesamiento ha logrado que el miedo esté superado y que hoy los datos representen oportunidades. Para Peter Hinssen son el nuevo petróleo.

Peter Hinssen durante las Data Science Series

Lo importante es entender que la clave de los datos no está en el almacenamiento sino en el conocimiento que ofrecen. La gestión y la interpretación son las herramientas que permitirán desarrollar procesos más efectivos y capas de inteligencia. Continuando con la metáfora del petróleo, Hinsen asegura que “la clave está en las refinerías, no en los depósitos”.

El mundo del big data

El impacto del big data en el mundo de los negocios será tan grande que se puede asegurar que las empresas que no utilicen analíticas para medir y entender los patrones que hay alrededor de su negocio, perderán una importante capacidad de competir. Por el contrario, las empresas que estudien la información a la que tienen acceso lograrán una ventaja competitiva enorme.

Algunas cadenas de grandes almacenes, como Wal-Mart o Tesco, han comenzado a utilizar analíticas big data de predicción para diseñar su estrategia de distribución regional, con lo que están aumentando sus beneficios notablemente. Pensemos en el comercio online (y en todos los datos a los que tiene acceso), o en los medios de comunicación, o los departamentos de diseño de los fabricantes de automóviles, las posibilidades son enormes.

Con las instituciones públicas sucede algo muy similar, los datos pueden ser muy útiles para mejorar la administración de ciudades o países. Las smart cities son el mejor ejemplo, pero el big data también puede ayudar a los gobiernos a desarrollar estrategias más efectivas en campos como la educación o los servicios sociales.

En realidad las analíticas de big data pueden ayudar en prácticamente todos los aspectos de la sociedad: investigación en las universidades, Medicina, Derecho internacional, Economía, etc.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo