Innovación

Nueva técnica para la impresión 3D de metal

metal
Escrito por Marcos Merino

Joris Laarman y Autodesk han desarrollado una técnica barata para “imprimir” una gran variedad de estructuras metálicas.

Al igual que hizo antes con la difusión de la información, la tecnología digital está empezando a redefinir también la forma en que diseñamos, fabricamos, distribuimos y hasta reciclamos productos físicos” (Joris Laarman)

A día de hoy es posible usar la impresora 3D para dar forma a distintos tipos de plástico, tejidos y alimentos. Pero hay un material fundamental en nuestra vida diaria, del que depende –por ejemplo– todo nuestro transporte e infraestructuras, que hasta ahora se había resistido a la impresión 3D: el metal.

Sin embargo, la colaboración entre el diseñador holandés Joris Laarman y la empresa de software Autodesk (que hace unos días anunciaba Spark, “el Android de la impresión 3D”, y su propia impresora “open hardware”) han tenido como resultado la creación de una innovadora técnica para la impresión de grandes estructuras metálicas: la MX3D-Metal. Según Maurice Conti, el director de Autodesk, la impresión de una estructura de metal 3-D requería hasta ahora de una máquina valorada en un millón de dólares (obviamente, sólo está al alcance de gigantes de la industria como GE y Boeing), y aun así sólo podía producir objetos del tamaño aproximado de una tableta.

¿En qué consiste MX3D-Metal?

Conti y Laarman destacan que estamos ante un nuevo método más barato, pero que no requiere reinventar la rueda porque la mayoría de las piezas del equipo ya existen. MX3D-Metal funciona de la siguiente manera: un brazo robótico (similar a los usados en las fábricas de coches o en los centros de envío de Amazon) deposita metal fundido sobre una superficie metálica ya existente. Cuando ambos se fusionan, el brazo metálico empieza a funcionar como una pistola de pegamento caliente, emitiendo pequeñas cantidades de metal fundido que se endurece con increíble rapidez, por lo que no requiere de ninguna estructura de apoyo adicional. “Este método hace posible la creación de objetos 3D de cualquier tamaño/forma sobre cualquier superficie de trabajo con independencia de su inclinación”, señalan.

El mayor reto al que se enfrentan ahora es recoger los datos de meses de pruebas para ver cómo mejorar el software de Autodesk o mejorar la precisión de los brazos robóticos. A futuro, derivará en una interfaz usable que permita al usuario imprimir directamente desde CAD.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.