Innovación

Una nueva aplicación de las Google Glass detecta las emociones en tiempo real

shore
Escrito por Mihaela Marín

Un instituto alemán ha encontrado otro uso de las gafas inteligentes de Google: una aplicación para las personas con discapacidades de comunicación. La ‘app’ detecta las emociones a través del reconocimiento facial.

El equipo de Google Glass no para de experimentar con las capacidades de sus gafas inteligentes demostrando una vez más que los usuarios de este producto tecnológico pueden expandir sus usos hasta convertirlo en una herramienta adaptada a los retos del futuro.

En un artículo pasado hicimos conocido MindRDR, un proyecto que combina las funciones de una aplicación y un dispositivo hardware para convertir las Google Glass en una interfaz cerebro-ordenador (el sistema mide las ondas cerebrales y las transforma en acciones concretas).

Avanzando en la misma línea de aplicaciones neurocientíficas, el grupo desarrollador de las gafas inteligentes de Google presenta otra innovación, esta vez relacionada con la detección de las emociones.

La tecnología viene de las manos de un grupo de científicos del Instituto Fraunhofer de Alemania que lleva muchos años indagando en el estudio y la medición de las emociones usando las técnicas de reconocimiento facial.

Al principio la aplicación SHORE (siglas de Sophisticated High-speed Object Recognition) se diseñó con el objetivo de ayudar a mejorar la comunicación de las personas con discapacidades. La participación en el programa Google Glass Explorer demostró a los autores del proyecto que la idea se podía extender al uso público así que decidieron integrar  las capacidades del software a las Google Glass. El resultado ha sido un reinvento de la comunicación, en otras palabras una innovación típica de las películas protagonizadas por robots que pueden observar las emociones en sus pantallas en tiempo real.

Reconocimiento facial apoyado por la inteligencia de las Google Glass

La tecnología SHORE se basa en el aprendizaje de nuevos algoritmos. Los investigadores declaran que la aplicación suma más de 10.000 expresiones faciales, desde felicidad o sorpresa hasta ira o tristeza y que se pueden visualizar en la pantalla de las Google Glass cuando el usuario de las gafas está delante de una persona. El software es capaz también de estimar su sexo o la edad, una característica que el grupo de científicos cree que podría llevar a otras aplicaciones en el sector de los juegos interactivos o de las investigaciones de mercado.

Detrás las nuevas oportunidades científicas que abre la lectura de las emociones usando el reconocimiento facial,  la nueva integración no evitará levantar sospechas sobre la gran variedad de usos que se le podría dar a la aplicación si los equipos implicados decidieran dirigirla al gran público (de momento no se ha fijado una fecha para el lanzamiento).

Las emociones siguen perteneciendo a nuestra base de datos personales así que hacerlas visibles es una cuestión que depende de la propia voluntad de cada uno. Que no nos olvidemos que además de los que apoyan las Google Glass hay también detractores, por lo tanto una aplicación capaz de decodificar el comportamiento humano podría ser percibida como una transgresión de su intimidad.

Los científicos alemanes se adelantan a la variedad de opiniones y aseguran que su tecnología no puede analizar más de lo que indican las expresiones faciales. Esto quiere decir que el software de SHORE no será capaz de determinar la identidad de una persona sino que simplemente ofrecerá datos sobre el tipo de emoción reflejado por su rostro en tiempo real.

La aplicación satisface el principal objetivo por el cual ha sido creada, la de ofrecer información útil a las personas con discapacidades comunicativas como por ejemplo el autismo. Las emociones que el usuario es incapaz de interceptar se decodificarían a través de la aplicación ofreciendo una imagen más completa de la interacción social. Otro de los usos podría servir para ayudar a las personas con problemas de visión (la información que les falta podría ser proporcionada por un sistema de feedback audio).

A continuación dejaremos un vídeo de presentación que muestra cómo funciona la tecnología SHORE aplicada a las Google Glass.

Imagen principal 

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.