Innovación

Una semana en Innovación: 7 de agosto 2011

innovacionEsta semana hablamos de un nuevo sensor para conectar el cerebro con los ordenadores, baterías transparentes y flexibles y el primer avión creado con una impresora 3D. Aquí están los últimos post de nuestra sección de Innovación patrocinada por La Catedral Innova del Ayuntamiento de Madrid.

Estos son nuestros post en Innovación de la semana.

Una batería más pequeña que una bacteria

innovacionInvestigadores de la Universidad de Rice (Houston) han creado una batería que es seis veces más delgada que una bacteria. De hecho, en realidad se trata de un híbrido entre una batería y un supercapacitador, del que se crearon dos versiones, una de las cuales mide 150 nanómetros de ancho.

El vuelo del primer avión creado con una impresora 3D

Jim Scanlan, un ingeniero de la Universidad de Southampton ha diseñado el primer avión teledirigido cuyas piezas han sido creadas por una impresora 3D. Hasta las partes móviles del vehículo fueran realizadas con esta herramienta, que utilizó plástico en polvo y un láser para la impresión.

Móviles y bases de datos para una vida más sana

La doctora Brigitte Piniewski, jefa de medicina del laboratorio PeaceHealth, ha asegurado en una entrevista que cree que los teléfonos móviles inteligentes y las bases de datos abiertas pueden ayudar a avisar a los usuarios de que deberían ir al médico o si su estilo de vida no es saludable.

Inventan baterías de litio transparentes y flexibles

Investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado una batería de litio que tiene el aspecto de un film transparente, siendo además flexible. Según sus creadores, su coste de fabricación – si ésta se produce en masa – sería equivalente al de las actuales, aunque tendría la mitad de potencia. Pese a ello esto es el principio para construir dispositivos con las mismas características de la batería.

Un nuevo sensor para conectar el cerebro a los ordenadores

Un equipo de la Universidad de Maryland ha desarrollado un método no intrusivo para leer las ondas cerebrales de una persona y traducirlas para que otros dispositivos, como un ordenador, una prótesis robótica o una silla de ruedas motorizada, puedan comprenderlas. En última instancia se podrían controlar mentalmente estos aparatos, lo que contribuiría a paliar lesiones y enfermedades.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.