Innovación

Muévete de forma natural con tus videojuegos favoritos

Escrito por Inma Rico

Disfruta el máximo de tu videojuegos. Si tienes que correr, corre, si has de saltar, salta, y si has de esquivar un obstáculo, esquívalo, así de natural.

El invento se llama Omni y es una plataforma similar a una cinta de correr que te permite estar inmerso en tu videojuego preferido interactuando con movimientos reales.

Omni funciona con cualquier videojuego que permita se conectado a un el teclado y ofrece una nueva dimensión a los jugadores que abandonarán su sillón para interactuar en un mundo virtual con movimientos naturales. Si, además, se complementa con el casco de realidad virtual Oculus Rift, que se vende por separado por unos 300 dólares, la inmersión en el juego es total y en tres dimensiones.

Sus creadores, a través de la empresa Virtuix, han conseguido 1 millón de dólares y han vendido 2.500 unidades tras la campaña llevada a cabo en Kickstarter para conseguir financiación y ponerlo en marcha. Ahora, han pasado a la fase de pre-compra on-line, con lo que cualquier persona interesada ya puede realizar el pedido. El producto llegará a manos de los consumidores en marzo de 2014.

Omni, que es resultados de dos años de investigación y diseños del equipo de Virtuix, se ofrece en dos paquetes diferentes, el primero incluye la plataforma, el software y hardware de entrenamiento, un par de zapatillas especiales, que ofrecen estabilidad y evitan el desplazamiento lateral, y un cinturón por 499 dólares, mientras que el segundo, pensado para llevar a cabo partidas multijugador, cuenta con un par de zapatillas más, es decir tres, y dos equipos de configuración por 1.019 dólares.

Según sus responsables, Omni supone una experiencia de inmersión en el juego sin precedente, ya que el jugador se introduce en un mundo virtual utilizando sus manos y sus ojos de forma natural.

La plataforma, además, tiene otras aplicaciones, como la de hacer ejercicio (puedes configurarlo para que marque las calorías que has quemado y los kilómetros recorridos), visitar museos y ciudades virtualmente o ver cómo quedaría tu salón haciendo una reforma, entre otras.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico