Innovación

Millones de científicos aficionados cambian el mundo desde sus PCs

Escrito por Marcos Merino

Numerosos proyectos por todo el mundo (incluida España) facilitan que aficionados tengan un papel relevante a la hora de analizar datos científicos.

La democratización radical de la ciencia desencadenada por las nuevas tecnologías ha permitido que, en los últimos años, millones de personas normales y anónimas, pero con curiosidad e interés en las ciencias, hayan podido llevar a cabo desde sus casas un papel fundamental en toda clase de nuevos descubrimientos científicos e investigaciones. Hablamos del fenómeno de crowdsourcing conocido como ‘ciencia ciudadana’. Es el caso, por ejemplo, de Andrew Gray, un mecánico australiano que hace unos meses participó en el evento ‘Stargazers Live’ (retransmitido durante tres noches en la cadena ABC) y fue capaz de descubrir un sistema de estrellas completo a través del análisis de datos procedentes del telescopio espacial Kepler.

“Este es un esfuerzo colaborativo en el que cualquiera puede involucrarse“, afirma Chris Lintott quien, además de astrofísico en la Univ. de Oxford, es fundador de la plataforma de ciencia ciudadana Zooniverse. ‘Milky Way Project’, uno de los proyectos integrados en dicha plataforma, es otro ejemplo de cómo pueden ayudar los científicos ciudadanos: en este caso, los voluntarios estudian imágenes infrarrojas (procedentes del telescopio espacial Spitzer y del observatorio satelital WISE) con el fin de clasificar cuerpos celestes. Así, por ejemplo, pudieron localizar regiones formadoras de estrellas, conocidas como ‘bolas amarillas’.

Según Lintott, cualquiera de nosotros es capaz de identificar patrones gráficos o de datos, basta con leer un corto tutorial. Y tras eso, basta con sacar partido a las debilidades del cerebro: frente al machine learning de las inteligencias artificiales, nuestro órgano cuenta con la desventaja de distraerse con facilidad, pero distraerse de los patrones también nos ayuda a localizar más fácilmente elementos inusuales en un patrón de datos.

No faltan las oportunidades para que los científicos aficionados contribuyan al avance de la ciencia. En los últimos días, por ejemplo, Zoouniverse ha lanzado un nuevo proyecto diseñado para ayudar a las víctimas del huracán Irma a través de la evaluación de imágenes vía satélite anteriores y posteriores al huracán, de tal modo que permita crear una mapa de zonas prioritarias para los equipos de respuesta. Pero existen muchas más vías para hacer ‘ciencia ciudadana’ además de Zooniverse. Otras plataformas de referencia en el ámbito anglosajón son iNaturalist, Crowdcrafting o CitSci.org. En el caso español, podemos recurrir al completo listado de proyectos del Observatorio de Ciencia Ciudadana.

Vía | Futurism

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.