Innovación

Microsoft HoloLens… para encontrar las llaves perdidas

Una nueva patente permitiría a las gafas HoloLens controlar nuestro entorno en todo momento, detectando la localización de pequeños objetos.

Si eres receloso de tu privacidad, no sigas leyendo. Si crees que las grandes multinacionales saben demasiado de nosotros, tampoco. En caso contrario, quizás le encuentres su sentido a la nueva funcionalidad que Microsoft ha ideado para sus gafas de realidad aumentada, las HoloLens: encontrar las llaves y esos objetos de nuestra vida cotidiana que siempre perdemos en nuestro día a día.

Una nueva patente registrada por los de Redmond permitiría que las gafas HoloLens rastreen el entorno que nos rodee en todo momento, monitorizando el estado de los elementos más habituales en nuestras casas sin necesidad de que el usuario haga ninguna petición al sistema. Para ello, las cámaras exteriores del dispositivo son capaces de crear un mapa espacial de nuestra casa, sobre el cual la tecnología podría detectar y anotar dónde colocamos cada objeto… incluso si los escondemos debajo de un cojín o un periódico.

La novedosa idea de Microsoft, sin embargo, presenta varios fallos garrafales o -cuanto menos- varias barreras a superar. Por un lado, para poder encontrar sus llaves en cualquier momento, el usuario debería llevar puestas sus gafas de manera constante. Además, siempre que hagamos cualquier movimiento con las llaves o el móvil, deberemos estar mirando hacia él (nada de tirar las llaves de espaldas o dentro de un abrigo sin que antes hayan sido detectados los objetos).

Por ello, y más allá de la funcionalidad concreta de buscar las llaves, lo realmente interesante de esta tecnología es que las HoloLens sean capaces de rastrear cualquier objeto, escogiendo de forma autónoma cuáles son los elementos relevantes y aquellos que debe seguir. En un futuro, indican en The Verge, podríamos usar estas gafas para no perder nunca nuestro pasaporte cuando estamos de viaje o controlar la nevera cuando la abramos para recordarnos los objetos que faltan unas horas más tarde, cuando vayamos al supermercado. Y, también, para analizar cuántas veces usamos o interactuamos con determinados dispositivos, descubriendo patrones y recomendando o prediciendo acciones futuras.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.