Innovación

Metal líquido capaz de recomponerse a sí mismo

terminator_2_judgment_day_10
Escrito por Rafael Claudín

Un laboratorio chino logra crear una aleación de metal líquido que cambia de forma con una corriente eléctrica y puede reunir sus gotas hasta formar una única esfera.

En un trabajo conjunto entre la Universidad Tsinghua y la Academia de Ciencias China, unos científicos han creado un sistema para controlar el comportamiento de una aleación de metal líquido, con la que pueden crear formas sencillas. Con la técnica china, además, las gotas de metal líquido se reúnen solas para formar un conjunto mayor.

¿Metal líquido que se recompone solo? ¿Capaz de adoptar cualquier forma? La gente de The Register ha pensado de inmediato en el T-1000 de Terminator. Es verdad que las gotas de metal líquido se reúnen en este caso sólo para formar una esfera y que hasta ahora sólo han conseguido que adquiera formas sencillas aplicándole una carga eléctrica. Aún así… ¿No se estrenaría la película allí? ¿No la vería ningún miembro del equipo? ¿Saben con qué están jugando?

Bromas aparte, se trata de un avance que nos pone un poco más cerca de la creación de complejos objetos de metal líquido. Si bien un robot, asesino y mutante por demás, cae un poco lejos, sí es factible pensar en el uso de este material para ciertos componentes electrónicos o incluso sistemas como los de las impresoras 3D.

Liquid Metal Transformers

Los autores del estudio han explicado sus entresijos en un documento con nombre de taquillazo del verano, Liquid Metal Transformers, en el que indican que “estos transformadores y locomotores de metal líquido podrían proporcionar usos bajo demanda mediante diseños específicos”.

La aleación de metal líquido no es tóxica y, por lo visto, resulta barata de producir. Para demostrar su trabajo, los científicos aplicaron al metal líquido una simple corriente de 12V con puntos de fusión a temperatura ambiente sumergidos en agua. Además de responder a la corriente eléctrica, la aleación también interactuó con la tensión superficial del agua.

Dicho así parece poca cosa, pero los investigadores tienen claras sus enormes posibilidades: “Una máquina inteligente de metal líquido podría ser ampliada a tres dimensiones si se adopta una configuración espacial de electrodos”. Después de todo, quizá sí vieron Terminator, el juicio final.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.