Innovación

Manipulación de ADN para regenerar órganos vivos

thymus
Escrito por Rafael Claudín

Una investigación de la Universidad de Edimburgo ha logrado regenerar un órgano de un ratón vivo gracias a unos ‘retoques’ en su ADN.

El objeto del nuevo estudio del Medical Research Council del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad de Edimburgo es, literalmente, un timo. Pero no un engaño: el timo, un órgano del sistema linfático clave en la capacidad inmunitaria del organismo gracias a la creación de linfocitos T, que coordinan la respuesta inmune celular.

La manipulación del ADN de un ratón de avanzada edad permitió aumentar la proteína FOXN1, generada por el timo y encargada de controlar los genes que se activan y desactivan. Este aumento engañó a las células tipo células madre, que regeneraron el timo y lo dejaron nuevecito, como si fuera de un ratón joven. El timo resultante generó linfocitos T en abundancia, proporcionando al ratón la protección inmunológica de un jovencito.

De ratones y hombres

El cuerpo humano también tiene su propio timo. Y tiene un funcionamiento similar: crece considerablemente en la primera etapa de la vida, ralentizando su crecimiento hasta la pubertad para luego ir reduciendo su tamaño a medida que envejecemos. Por eso las personas mayores son más susceptibles de caer enfermos: su sistema inmunológico genera menos defensas.

El paso de un estudio en ratones al hombre puede llevar su tiempo. Especialmente con manipulación genética de por medio, por pequeña que sea. Sin embargo, se trata de un impresionante avance. El doctor Rob Buckle, director de Medicina Regenerativa de la universidad citado por Gizmag, indica que “este interesante estudio sugiere que la regeneración de órganos en mamíferos se puede orientar por la manipulación de una única proteína, lo que parece tener enormes implicaciones para otras áreas de la biología regenerativa”.

Es interesante, además, la inteligencia del estudio, que potencia las soluciones del propio cuerpo en lugar de imponer un sistema ajeno. El doctor Buckle señala que “uno de los objetivos clave de la medicina regenerativa es fortalecer los propios mecanismos de reparación del cuerpo y manipularlos de forma controlada para tratar la enfermedad”.

Esa “forma controlada” todavía tiene que recorrer un largo camino antes de llegar a los humanos. El equipo de investigación tiene mucho trabajo por delante, pero cuando llegue el momento la técnica será clave en los tratamientos frente a sistemas inmunitarios dañados, así como enfermedades genéticas que afectan al timo, como el síndrome de DiGeorge.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.