Innovación

Los ‘wearables’ llegan al mundo de los niños con Moff

Moff
Escrito por Inma Rico

Desde Japón, la empresa Kawaii propone una pulsera inteligente para los más pequeños que detecta el movimiento y convierte cualquier objeto en un divertido juguete sonoro.

¡Si de pequeña hubiese tenido algo parecido!… ¿Una pulsera que emite sonidos en función de los movimientos que detecta a través de tu muñeca? Así es, se llama Moff y es un wearable que invade el mundo de los juegos y los niños para hacer volar aún más, si cabe, su imaginación.

Imagínate que estás jugando a ser un samurái y al movimiento que hacen tus manos le acompaña un sonido representativo, o tal vez que estés tratando de hacer un hoyo en un campo de golf o por qué no tocando una guitarra con la escoba de casa… todos estos juegos y muchos más pueden ser ahora amenizados con sonidos reales gracias a Moff, una pulsera inteligente que, conectada a tu smartphone iOS, un iPhone, (por el momento no tienen una versión Android disponible, aunque sus responsables dicen que no tardarán en lanzarla) mediante Bluetooth 4.0, ofrece diferentes efectos sonoros para acompañar tus movimientos.

Para hacerlo posible, la pulsera integra acelerómetros y giróscopos y detecta los movimientos que hacen los niños para traducirlos en sonidos a través de una app. El dispositivo, con un diseño adaptado a las necesidades de los más pequeños, está recubierto de silicona suave a prueba de niños y su uso seguro está completamente garantizado.

Sus creadores, procedentes de la empresa japonesa Kawaii, han lanzado una campaña en Kickstarter para conseguir financiación y hacer realidad el sueño de muchos niños. Por el momento, llevan recaudados 12.808 dólares de los 20.000 dólares que quieren conseguir, y todavía les quedan 29 días de misión.

Junto con la pulsera, los creadores de Moff también han pensado en ofrecer un kit de desarrollo o SDK para que todo aquel que se anima intente sacar el máximo partido al dispositivo y desarrollar nuevas funcionalidades y posibilidades. Igualmente, se habla de una tienda de aplicaciones para comercializar estas apps.

Los primeros cien usuarios que se suscriban para hacerse con un Moff, podrán adquirirlo por 39 dólares, mientras que los siguientes 100 tendrán que pagar 45 dólares; el precio final y definitivo del producto será de 49 dólares.

Deja volar su imaginación y permíteles que cualquier objeto cotidiano se convierta en un divertido juguete como nunca antes lo habían soñado.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico