Innovación

Los robots podrán distinguir entre frío y calor con esta piel artificial

Los robots podrán distinguir entre frío y calor con esta piel artificial

Los avances en materia de Inteligencia Artificial y robótica no dejan de sucederse. Uno de los más recientes viene de Houston, donde un grupo de investigadores ha desarrollado piel artificial capaz de dotar de sensibilidad térmica a las manos de los autómatas.

Poco a poco, los robots y sus múltiples aplicaciones para la sociedad y la industria, van penetrando en el mercado actual, con funcionalidades tan diversas como contribuir a la mejora del sector de la construcción, oficiar funerales, agilizar las cadenas de producción alimenticia o fabricar productos tecnológicos. Es por ello que existen voces de toda índole con respecto a los autómatas, desde los que claman por una nueva legislación y abogan por que los robots paguen impuestos a aquellos que tienen una visión optimista sobre esta inmensa revolución u otros que se muestran reacios a su irrupción en el mercado de empleo o creen, como Elon Musk, que la Inteligencia Artificial es todo un peligro para la existencia humana.

Crean un músculo sintético para robots capaz de levantar 1.000 veces su peso

El caso es que la era de la robótica ya ha comenzado, y las máquinas son cada vez más sofisticadas y dotadas de toda clase de sensores y avances. Una de las novedades recientes más jugosas en la materia es la creación por parte de un grupo de investigadores de la Universidad de Houston de una piel sintética que permite a los autómatas sentir y diferenciar temperaturas. Aunque todavía se encuentra en desarrollo, este descubrimiento tendrá múltiples aplicaciones en el ámbito de la medicina, facilitando la mejora de los guantes quirúrgicos o la monitorización de las constantes vitales de los pacientes, además de sentar una revolución en el campo de las prótesis. 

Piel artificial que permite a los robots sentir temperaturas

Imagen | Universidad de Houston

Además de percibir las oscilaciones térmicas y sentir tanto frío como calor, esta piel artificial puede interpretar señales enviadas desde un dispositivo inteligente y reproducirlas en lenguaje de signos. “Se trata del primer semiconductor de goma que permite un estiramiento sin necesidad de ninguna estructura mecánica especial”, apuntaba Cunjiang Yu, profesor adjunto de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Houston. El material de la piel sintética está elaborada a partir de un polímero basado en silicio, conocido como polidimetilsiloxano o PDMS, junto con un material endurecedor hecho con nanocables encargados de transportar la corriente eléctrica.

El nuevo componente permitirá numerosas aplicaciones más allá de la piel artificial para robots, ya que servirá para el desarrollo de tecnología wearable, la creación de implantes avanzados y el citado perfeccionamiento de los aparatos médicos de monitorización. 

 

Vía | TechRadar

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.