Innovación Startups

Los mayores unicornios del mundo, según la revista Fortune

El año pasado algunos gigantes tecnológicos pagaron sumas millonarias por adquirir proyectos tecnológicos, lo que hizo pensar que 2016 seguiría esta tendencia. Pero el mercado parece estancarse ¿ya no hay startups unicornio?

La mayoría de los unicornios (startups valoradas en más de 1.000 millones de dólares) son norteamericanas o chinas, pero sus ámbitos de actividad son de lo más diverso…

El camino natural en la vida de una empresa pasa por unas etapas muy similares a las de cualquier persona, animal o vegetal del reino natural en el que habitamos: nacen (startups), crecen y se reproducen (salida a Bolsa, expansión internacional, etc.) y, ocasionalmente, mueren (quiebra, compra por un tercero). Sin embargo, cada vez estamos asistiendo más a un fenómeno cuanto menos curioso en este ciclo vital de la corporación: muchas startups gozan ya de variables económicas dignas de una gran compañía… pero siguen funcionando como si de un pequeño proyecto se tratara, con una prueba del algodón perfecta: ni están ni se las espera en los parqués a corto plazo.

Son los llamados unicornios: startups valoradas en más de 1.000 millones de dólares que no cotizan en ningún mercado bursátil. Proyectos que ya dejaron, al menos por su capital y proyección, de ser una pequeña idea innovadora para ser empresas más o menos consolidadas pero que no rinden cuentas públicas ni permiten a nuevos y pequeños accionistas formar parte del camino común.

Las 50 startups con mayor potencial de las que (aún) no has oído hablar

Un buen ejemplo de ello es Uber, el servicio de transporte colaborativo fundado por el polémico y ya exconsejero delegado Travis Kalanick. A pesar de acumular pérdidas milmillonarias y una larga lista de escándalos, la empresa está valorada actualmente en 68.000 millones de dólares (62.000 millones en 2016). Por poner una equivalencia, Uber vale un poco menos que todo el Grupo Santander (77.000 millones de euros) y mucho más que el BBVA (40.000 millones de euros) o Telefónica (46.800 millones de euros).

Obviamente, muchos de los datos de valoración económica en startups están inflados y no se corresponden a la realidad, ya que son estimaciones en base a las inyecciones de capital y rondas de financiación a las que la empresa se ha sometido. Estos mecanismos, propios del capital riesgo, son muy efectivos en pequeñas compañías, pero quizás no tan exactos cuando se trata de compañías de semejantes volúmenes económicos que todavía no han dado el salto a la Bolsa. Todos recordamos, de hecho, las monumentales bajadas experimentadas por unicornios como Snapchat cundo finalmente decidieron abrirse a los mercados.

Y si bien el caso de Uber es el más destacado, no es el único unicornio que existe en el panorama tecnológico actual. De hecho, este fenómeno ha alcanzado tales dimensiones que la revista Fortune elabora anualmente un informe con todas las startups que superan los 1.000 millones en valoración a escala global. Partiendo de datos propios y fuentes como PitchBook, CB Insights, informes oficiales y noticias en prensa internacional, podemos constatar cuál es el estado del arte actual (o casi, porque los últimos datos son de enero de 2016) de los unicornios más veloces.

Por ejemplo, en el segundo escalón de los unicornios mundiales encontramos a una marca tan destacada en la industria móvil como Xiaomi. El fabricante de smartphones chino, uno de los referentes del sector de la electrónica de consumo, está valorado en nada menos que 45.000 millones de dólares. En el tercer lugar regresamos a la economía colaborativa para llegar hasta Airbnb, compañía de alojamiento vacacional entre particulares que el año pasado estaba valorada en 25.500 millones de dólares aunque cerró el año por encima de los 31.000 millones en estimación.

Otro unicornio a tener en cuenta es Palantir, una compañía californiana especializada en el desarrollo de software para la analítica de datos que ha atraído inversiones por valor de 20.500 millones de dólares. Y siguiendo con esta alternancia con la tan manida economía colaborativa para encontrarnos con Didi Kuadidi, rival chino de Uber y Lyft, que está valorado por 16.000 millones de dólares.

En la lista tampoco faltan compañías indias relacionadas con el comercio electrónico (Flipkart, 15.000 millones de dólares), proveedores de servicios online en Asia (China Internet Plus, 15.000 millones), la empresa aeroespacial del todopoderoso Elon Musk (SpaceX, 12.000 millones de dólares) o redes sociales como Pinterest, cuyo valor rondaba el pasado año los 11.000 millones.

Europa ya acoge a 47 startups unicornio, aunque ninguna española

La heterogeneidad en la tipología, sector de actividad y nicho de público es muy notoria entre los principales unicornios (no así su origen, mayoritariamente EEUU y China), dándonos de bruces con compañías dedicadas al coworking (WeWork, 10.000 millones), a los servicios financieros (Lufax, 10.000 millones), al almacenamiento online (Dropbox, 10.000 millones de dólares) o a la salud (Theranos, 9.000 millones).

Hay que bajar hasta la posición 15 de la tabla para encontrarnos con el primer unicornio europeo, la plataforma de música en streaming Spotify, que saldrá finalmente a Bolsa este mismo año después de muchos rumores. Lo hará con una valoración inicial de 13.000 millones de dólares, muy por encima de los 8.500 en que estaba estimada a principios de 2016.

Aseguradoras (Zhing An, 8.000 millones), fabricantes de drones (DJI, 8.000 millones), otro competidor de Uber (Lyft, 5.500), alguna firma de biotecnología (Intarcia Therapeutics, 5.500) y fintechs (Stripe, 5.000 millones) completan algunas de las plazas de honor en este peculiar campo de juego. Recordemos que todos estos análisis corresponden a algo más de un año, con lo que casi todas estas valoraciones han aumentado en mayor o menor grado a lo largo de este tiempo.

 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.