Innovación

Los circuitos biológicos fiables, cada vez más cerca

MIT-Biological-Circuit-01
Escrito por Marcos Merino

Las respuestas poco predecibles de los circuitos biológicos, que impedían su aplicación práctica, podrían verse solventadas por el controlador de carga desarrollado por el MIT.

Los investigadores han hecho grandes progresos en los últimos años en materia de diseño de circuitos biológicos; esto es, de sistemas dotados de receptores de un determinado impulso o estímulo, y de ofrecer cierta clase de respuesta al mismo, a imagen y semejanza de los circuitos electrónicos. El problema hasta ahora era que si bien los componentes individuales de dichos circuitos biológicos podrían tener respuestas precisa, los resultados se volvían menos predecibles al aumentar el número de elementos.

Sin embargo, esta semana la revista Nature Biotechnology publica los resultados obtenidos por un equipo de investigadores del MIT (la profesora de ingeniería mecánica Domitila del Vecchio, el doctorando en ingeniería biológica Deepak Mishra y el profesor de ingeniería biológica Ron Weiss) que muestran una forma de reducir en gran medida dicha imprevisibilidad, introduciendo un dispositivo específico en el circuito.

Hay muchos usos potenciales para los circuitos biológicos sintéticos, según explican Del Vecchio y Weiss: uno de ellos es uso como biosensores a través de células capaces de detectar cierta clase de moléculas en el medio ambiente produciendo una respuesta concreta a continuación. ¿En qué puede traducirse esto? Pues, por ejemplo, en células capaces de detectar marcadores que indiquen la presencia de tejido canceroso, para a continuación liberar moléculas dirigidas a matar células cancerosas. Precisamente por ello es tan importante que los circuitos biológicos sean capaces de discriminar con precisión unas células de otras, para no destruir tejido sano.

Hasta ahora eso no había sido posible porque a diferencia de los circuitos electrónicos en los que un componente está conectado físicamente la siguiente por medio de cables que aseguran que la información fluya siempre en una dirección en concreto, en los circuitos biológicos los componentes flotan todos juntos en entornos fluidos y complejos. “Los esfuerzos en el campo de la biología sintética para crear circuitos genéticos complejos han sido a menudo obstaculizados por interacciones imprevistas entre submódulos de los mismos”, según explica James Collins, de la Universidad de Boston.

Para ello el MIT ha desarrollado un dispositivo conocido como “controlador de carga”, que proporciona una ‘amortiguación’ entre el input y el output del circuito: dicho controlador “podría escalar la complejidad de los circuitos a diseñar”, según afirma Del Veccio. Pese a todo, la investigación se encuentra en una fase relativamente temprana, por lo que faltarían años para generar una aplicación comercial.

Vía | MIT News

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.