Innovación

Los almacenes de Amazon surcarán los cielos… ¡en forma de dirigible!

Amazon patenta un dirigible gigante con un almacén integrado en su parte inferior del que entrarán y saldrán drones constantemente.

De la mente de Jeff Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon, ya podemos esperar (casi) cualquier cosa. Si el comercio de eBooks no le bastaba, decidía convertirse en el mayor comercio electrónico del planeta. Si eso de vender se antojaba algo aburrido, Bezos se lanzaba a la comercialización de productos frescos, de automóviles o, incluso, a dar vida a su primer supermercado físico. Y si las empresas de mensajería dan problemas, nada mejor que crear su propia aerolínea de carga. La última pata que le quedaba por reinventar era la de la entrega a domicilio, donde sus pruebas con drones son -hoy por hoy- más propaganda que algo plausible a corto plazo.

Sin embargo, nos habíamos olvidado de otro elemento clave en el esquema logístico de Amazon: los almacenes. Vanagloriadas por su alta eficiencia y automatización, estas instalaciones no encajan con los planes de Bezos de llevar los pedidos a los cielos. ¿Qué mejor entonces que diseñar almacenes flotantes que sobrevuelen nuestras ciudades y en los que los drones puedan recargar las mercancías sin interrupciones?

Puede sonar a ciencia ficción, pero lo cierto es que Amazon ha registrado una patente para un dirigible flotante capaz de almacenar miles de objetos y, al mismo tiempo, ofrecer publicidad en su exterior (al más puro estilo de Blade Runner). Para ser exactos, la denominación de este invento es “centro de cumplimiento aerotransportado que usa vehículos aéreos no tripulados para la entrega de artículos”, una idea registrada en abril de este año y que hemos conocido ahora.

Se trata de un dirigible de dimensiones épicas que incorpora un almacén gigante en su parte inferior, el cual es reabastecido constantemente por drones. El personal que trabaje en este dispositivo también deberá acceder al dirigible en pequeñas aeronaves. Cuando un consumidor solicite un producto, los drones se encargarán de buscar, procesar y entregar el pedido en la tierra.

¿Veremos algún día este tipo de almacenes voladores sobre nuestras ciudades? La lógica nos indica que es altamente improbable, especialmente si tenemos en cuenta las importantes restricciones que las autoridades aéreas imprimen a cualquier idea que suponga usar el espacio aéreo con fines comerciales. Si la llegada de los repartos con drones ‘a la antigua usanza’ ya está teniendo que luchar contra viento y marea, imagínense cuando Amazon solicite una licencia con el fin de ‘tapar’ nuestros cielos con un ingente dirigible del que no paran de salir y entrar aeronaves no tripuladas…

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.