Innovación

Llega la partícula anticopia

Main_NewsImage_AntiCounterfeit
Escrito por Rafael Claudín

Un equipo de ingenieros químicos del MIT ha desarrollado un sistema de micropartículas, detectables con un simple teléfono móvil, para identificar bienes legítimos.

No tiene tanto gancho como la partícula de Dios, pero la partícula anticopia contará con las bendiciones de todos los sistemas industriales del mundo. O de casi todos: probablemente habrá más de una fábrica en China que no verá con buenos ojos el reciente desarrollo del MIT. Se trata de un sistema que parece infalible y, sobre todo, fácil de utilizar, para identificar rápidamente si cualquier bien es legítimo.

El estudio, liderado por el profesor de ingeniería química del MIT Patrick Doyle y Albert Swiston, técnico del Lincoln Laboratory, también del MIT, propone la introducción en todos los productos de consumo de un nuevo tipo de partícula diminuta, totalmente invisible para el ojo humano pero visible para un smartphone.

Las partículas en cuestión miden 200 micrones de longitud y están formadas por cadenas coloreadas de nanocristales que brillan cuando se las somete a luz cercana al infrarrojo. Los móviles tampoco las pueden descubrir “a pelo”: necesitan de una especie de microscopio infrarrojo que amplíe para ellos la imagen. El siguiente vídeo muestra el funcionamiento del sistema con un móvil:

El equipo de investigación defiende la técnica para cualquier tipo de productos, desde los propios billetes hasta componentes electrónicos o todo tipo de bienes de lujo y productos de marca. Las partículas anticopia son resistentes a temperaturas extremas, al desgaste, a la exposición al sol… Lo que es más: podrían incorporar sensores que graben constantemente las condiciones ambientales, de modo que se podría asegurar, por ejemplo, que no se rompe la cadena de frío en la gestión de congelados.

La técnica, además, no ha hecho más que dar sus primeros pasos. Si su introducción no resulta demasiado cara, es muy probable que despierte el interés de la industria. El sistema podría incorporar un código diferentes para distintos productos: de momento sólo han creado nanocristales con nueve colores diferentes, pero el profesor Doyle, citado en la noticia del MIT, espera que sean muchos más en el futuro.

Dicen que “hecha la ley, hecha la trampa”, pero aquí entramos en un terreno en que los falsificadores tendrán que picar muy alto para poder imitar el comportamiento de la partícula anticopia. Pasará un tiempo antes de que esta tecnología llegue al mercado, aunque teniendo en cuenta los intereses en juego, quizá no sea mucho. El ‘top manta’ pronto se convertirá en el ‘top tecnología’.

Imagen: José Luis Olivares/MIT

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.