Innovación

LEGO pretende abandonar el plástico como materia prima

Escrito por Marcos Merino

La compañía danesa se ha marcado el año 2030 como límite para empezar a producir una versión más sostenible de sus populares bloques de construcción para niños.

Desde sus laboratorios de I+D en la ciudad danesa de Billund, la mítica marca LEGO intenta reformular uno de sus productos más populares y longevos: sus famosos bloques de construcción. Pero, ¿cuál es el motivo de querer cambiar algo que lleva más de 50 años funcionando bien sin ningún cambio? La respuesta reside en la conciencia medioambiental: la compañía pretende suprimir su dependencia de los derivados del petróleo y poder llegar al año 2030 fabricando la totalidad de sus productos a partir de productos vegetales o reciclados.

Vivimos en un momento en el que los consumidores están cada vez más preocupados por el impacto de los desechos plásticos sobre la naturaleza (y, en el caso de los microplásticos, sobre nuestra propia salud), y las grandes marcas están reaccionando de acuerdo a ello; sin ir más lejos, Coca-Cola se ha propuesto reciclar, también para 2030, el equivalente a todas las botellas y latas que fabrique cada año. Y LEGO, la empresa que comenzó comercializando juguetes de madera en los años 30 y que actualmente produce más de 100 millones de pequeñas piezas de plástico cada día (y alrededor de un millón de toneladas de CO2 al año), no piensa quedarse atrás.

La UE apuesta por la economía circular para acabar con el plástico en el mar

Pero lo que para otras marcas es mero embalaje, para LEGO es el propio producto. Y no es sencillo cambiar completamente los ingredientes al mismo tiempo que el plato se mantiene exactamente igual (es decir, al tiempo que se logra que los bloques sigan siendo igual de resistentes y fáciles de encajar y de separar). “Necesitamos aprender a hacer todo esto de nuevo”, resume Henrik Ostergaard Nielsen, supervisor de producción en la fábrica de LEGO de Billund.

Pese a que el año pasado la compañía despidió a 1400 empleados para reaccionar a su primer caída de beneficios en la última década, recientemente ha contratado a un equipo compuesto por un centenar de personas exclusivamente dedicado a buscar y probar nuevas materias primas y procesos de fabricación sostenibles. Según Nelleke van der Puil, vicepresidente de materiales de LEGO, su compañía ya ha experimentado con más de 200 alternativas.

Vía | New York Times

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.