Innovación

La UPM e Ilía Sistemas investigan la viabilidad del olor corporal como sistema biométrico

olor
Escrito por Redacción TICbeat

El reconocimiento biométrico a través del olor corporal de las personas es fiable en un 85% de los casos. Así lo indica una investigación realizada por científicos de la UPM en colaboración con la empresa Ilía Sistemas.

Poco a poco y sin hacer mucho ruido la biometría ha ido penetrando cada vez en más sectores de la sociedad. La necesidad de las empresas, gobiernos y personas de proteger la información en una era en la que esta última crece de forma exponencial y de autenticar a las personas en un momento en el que es cada vez más complejo velar por la seguridad de los individuos e identidades han sido los impulsores de un mercado que, según la consultora Research Moz,  alcanzó en 2012 los 5.200 millones de dólares a escala global y llegará a los 16.700 millones de dólares en 2019.

Un mercado, por otro lado, que sigue explorando nuevas técnicas que combinen la fiabilidad del resultado con una menor invasión de la privacidad de las personas. En este sentido, hay que destacar una investigación llevada a cabo en España por el Grupo de Biometría, Bioseñales y Seguridad (GB2S) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) en colaboración con la consultora de ingeniería para I+D Ilía Sistemas acerca de la efectividad de una técnica basada en el reconocimiento biométrico a través del olor corporal de las personas.

El olor, un sistema biométrico menos invasivo… y fiable

Según los resultados del citado estudio esta técnica, menos invasiva que otras como el reconocimiento del iris o la huella dactilar –normalmente, además, relacionadas con actos delictivos– y más fiable que el reconocimiento facial que se practica, por ejemplo, en los habituales controles de los aeropuertos, funciona en el 85% de los casos. Para proporcionar esta estadística, los investigadores de la UPM analizaron a 13 personas durante 28 sesiones en días diferentes.

El estudio de la UPM asevera que hay patrones reconocibles en el olor corporal de cada individuo que se mantienen constantes, es decir, cada persona tiene un olor característico que permite identificarla dentro de un grupo de individuos. Y ello a pesar de que hay que tener en cuenta que el olor corporal de las personas puede variar mucho por la acción de factores como, por ejemplo, enfermedades, cambios en la dieta o incluso el estado emocional.

Este resultado, señalan desde la UPM, “es muy esperanzador para los investigadores puesto que señala a la biometría del olor como una técnica biométrica novedosa que tiene aún mucho camino para evolucionar”.

De los sabuesos a los sensores

En realidad, la identificación de personas mediante su olor corporal no es nuevo. Desde hace más de un siglo es una técnica utilizada por la policía con la ayuda de perros sabuesos entrenados para ello. En la actualidad, son diversas las empresas que, como la española Ilía Sistemas, están trabajando en el desarrollo de sensores que puedan realizar esta labor con éxito. De momento estos sensores no han alcanzado la sensibilidad del olfato canino pero se está avanzando al respecto.

Por otro lado, estas tecnologías no solo tienen aplicación en el ámbito de la seguridad sino en muchos otros como la medicina. El propio Grupo de Biometría, Bioseñales y Seguridad (GB2S) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) está colaborando junto al Hospital Infanta Sofía y las empresas Ilía Sistemas y SEADM en el desarrollo de varios proyectos en España para buscar marcadores en el aliento y en la sangre de modo que se pueda realizar una detección temprana de enfermedades como el cáncer de colon y la leucemia.

Foto cc: Quinn Dombrowski

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.