Innovación

La robótica española pisa fuerte en la Global Robot Expo 2017

Escrito por Lara Olmo

Hemos estado en la Global Robot Expo, llamada a convertirse en uno de los eventos de tecnologías robóticas más importantes de Europa. Te contamos los proyectos más innovadores de nuestro país.

Cuando escuchamos hablar de robótica, normalmente nos viene a la mente la imagen de un androide o de una máquina con la que podemos interactuar. Sin embargo, un robot es un coche autónomo, un dron, un bot o un asiente del hogar.

De hecho basta pasar un mañana en la Global Robot Expo para percatarse de esta explosión industrial y de qué forma está cambiando sectores tan diversos como la salud, la educación o las comunicaciones.

Esta feria, que en su segunda edición ya se ha convertido en cita ineludible sobre tecnologías robóticas, ha reunido a decenas de jugadores de esta industria, desde grandes compañías como Altran, a empresas más pequeñas que están revolucionando sectores tradicionales con sus propuestas, a instituciones educativas de robótica o proyectos internacionales para apoyar nuevos proyectos tecnológicos.

Financiación pública para proyectos robóticos

Es el caso de ECHORD, siglas de The European Coordination Hub for Open Robotics Development, un fondo impulsado por la Unión Europea con 20 millones de euros para financiar proyectos robóticos en varias universidades, como la Politécnica de Catalunya.

Según nos cuenta Ana Puig Pey, coordinadora de esta iniciativa, ahora mismo se están financiando 32 prototipos en todo el continente, con 300.000 euros de financiación cada uno, con la idea de que se conviertan en productos comerciales.

Uno de ellos es Exotrainer, el primer exoesqueleto para niños con problemas neuronales y de movilidad con el que ya se están realizando pruebas en los hospitales Ramón y Cajal de Madrid y el de Sant Joan de Déu en Barcelona.

Aunque la movilidad terapéutica es uno de los perfiles más habituales de estos prototipos, también hay otros relacionados con la agricultura (análisis del terreno de los viñedos por tierra y aire) o con el mantenimiento urbano, como ARSI, que sirve para inspeccionar el alcantarillado y por el que ya se han interesado los ayuntamientos de Madrid y Barcelona.

En palabras de Puig-Pei, cada vez mas organismos públicos se están interesando por la tecnología robótica, que adquieren bajo la forma “Innovative Public Procurement” (o compra pública innovadora), en la que la institución no paga por un modelo definido sino por la investigación para obtener la solución robótica más óptima para resolver cierta necesidad.

Robótica educativa

Un sector en el que la robótica ha entrado muy fuerte es el de la educación. Cada vez más colegios apuestan por incorporar en sus programas alguna asignatura relacionada con el montaje y la programación de modelos robóticos, y se prevé que la LOMCE la incluya como obligatoria en el plan de estudios de primaria en unos dos años.

Una compañía que apuesta por un modelo educativo basado en la tecnología y donde la robótica fomente la habilidad mecánica y creativa de los más pequeños es la vasca Makeblock. Sus robots modulares para niños de toda las edades y el Airblock, una mezcla de dron y robot educativo programable, ya están en varios centros educativos, privados y púbicos, de toda España.

Robótica asistencial

La robótica asistencial es probablemente una de las que más representantes ha tenido en la Global Robot Expo 2017. Allí se han visto robots para asistir a personas con autismo y hasta guías informativos para el visitante de la feria, parecidos a los que están desarrollando desde el Instituto de Robótica e Informática Industrial de Cataluña para recibir a los universitarios nuevos que llegan al campus de la Universidad Politécnica de esta región.

Muchos de estos robots funcionan con ROS (Robot Operating System) un tipo de computación distribuida que permite, entre otras cosas, el reconocimiento facial o el seguimiento de objetos, y que el robot no se bloquee o se colapse ante situaciones que no se ha “aprendido”.

Es el sistema operativo que enseñan en algunas escuelas de robótica en España, como la European Academy of Robotic, ubicada en Sevilla.

2017, ¿año de la impresión 3D?

La impresión 3D ha sido otras de las tecnologías que ha tenido especial protagonismo en la Global Robot Expo 2017. Aunque España es primera potencial mundial, hemos charlado con Gianluca Pugllese, country manager en nuestro país de WASP, una empresa italiana que está trabajando en un prototipo para “imprimir” casas con barro y lodo, con una impresora de 12 metros de altura.

Un proyecto que se incorporará al producto que ya ofrecen en la actualidad, muebles y menaje de porcelana hechos con impresión 3D, para tener todo lo necesario para poner nuestra casa a punto.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.