Innovación

La piña debajo del mar de Microsoft: impulsa sus centros de datos submarinos

Microsoft comienza con la segunda fase del proyecto Natick, desplegando un centro de datos subacuático de prueba en las costas de las Islas Orcadas en Escocia.

“¿Quien vive en la piña debajo del mar?”. Quizás sea Bob Esponja o quizás sean nuestros propios datos, ya que Microsoft sigue avanzando a braza con sus planes para llevar sus data center al fondo del mar.

Se trata del proyecto Natick, una ambiciosa iniciativa que consiste en acercar los centros de datos a la mayoría de los usuarios (se estima que la mitad de la población mundial vive a 200 km del mar) en las masas de agua cercanas a las urbes costeras de todo el mundo. De esta forma, se evitarían grandes latencias en el tráfico de Internet y se posibilitarían aplicaciones específicas que requieren de esta proximidad hasta ahora inalcanzable, como son el internet de las cosas (imaginen una app de IA en un quirófano que sufra de retrasos en su conexión al sistema cloud del que depende) o la inteligencia artificial en sí misma.

¿Cómo se refrigera un centro de datos?

En cuanto a su colocación submarina, no se trata de una idea nueva. Google ya lleva años trabajando en barcos y otras instalaciones marinas que permitan aprovecharse del frío del agua para refrigerar los equipos de forma eficiente y medioambientalmente sostenible. Además, según recoge la BBC, al estar bajo el agua no hay gente interactuando en el CPD, con lo que se puede extraer todo el oxígeno de las instalaciones, reduciendo así la corrosión del costoso equipamiento informático y alargando la vida útil del data center.

Ideas todas ellas que se pondrán a prueba durante la segunda fase del proyecto Natick, que comienza ahora con el despliegue de un CPD subacuático en las costas de las Islas Orcadas en Escocia. El objetivo de Microsoft en este punto (el primer estado fue el de comprobar si el concepto era factible) es el de constatar si el concepto es logística, ambiental y económicamente lógico. Para ello, durante los próximos 12 meses, el equipo detrás del proyecto Natick supervisará y registrará el rendimiento de la unidad, antes de avanzar con el plan.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.