Innovación

La neurociencia inspira un ‘wearable’ que permite pasar de un estado mental a otro

shutterstock
Escrito por Mihaela Marín

La técnica de estimulación eléctrica cerebral se traslada a los ‘wearables’. Un nuevo dispositivo desarrollado por Thync permitirá a sus usuarios obtener más energía, calmarse o mejorar su concentración.

Desde hace décadas los neurocientíficos intentan observar si los efectos de la estimulación cerebral mediante corrientes eléctricas mejoran la actividad de nuestro cerebro, desde el tratamiento de los trastornos mentales hasta el desarrollo del aprendizaje. Por su naturaleza, este tipo de experimentos no han pasado de las puertas del laboratorio para llegar a las manos de los consumidores. Ahora, con la masificación de los wearables, las cosas están a punto de cambiar.

La neurociencia intenta hacerse un hueco en el mercado de los dispositivos electrónicos con una oferta en aumento de productos tecnológicos pensados para optimizar las funciones cerebrales. Una de las propuestas viene por parte de Thync, una startup que está trabajando en el desarrollo de unos auriculares de estimulación cerebral que envían corrientes eléctricas débiles al cerebro para cambiar el estado de ánimo en función de si la persona necesita conseguir un mejor enfoque, más tranquilidad o un aumento de energía.

El dispositivo se basa en las técnicas de estimulación eléctrica transcraneal (tDCS, sus siglas en inglés) empleadas en los años ‘80 en el tratamiento de las personas que sufrían de depresión severa y en cuyo caso los medicamentos no tenían ningún efecto. Ha sido al principio del año 2000 cuando los neurocientíficos han constatado que el método podría mejorar el funcionamiento del cerebro de las personas sanas y desde entonces el tDCS ha entrado en el foco de atención de las investigaciones militares. La misma idea ha inspirado a los fundadores de Thync a crear una herramienta para ayudar a los usuarios de mentes sanas a obtener mejor rendimiento de su cerebro.

¿Cómo se consigue pasar de un estado a otro usando la técnica de estimulación eléctrica? Cuando las neuronas envían señales eléctricas entre sí se liberan ciertas sustancias químicas que impactan en el comportamiento de una persona. Los investigadores de la compañía descubrieron que las corrientes eléctricas débiles dirigidas a ciertos nervios y músculos que están debajo de la piel pueden tener fuertes efectos en el funcionamiento del cerebro de una persona. Marom Bikson, un profesor de ingeniería biomédica que usó el prototipo de Thync en un estudio de 100 personas, declaró que el dispositivo tuvo efectos, aunque los resultados variaron:

Para algunas personas (no todo el mundo) el efecto es realmente profundo. En cuestión de minutos, se sienten muy diferente, de forma que es tan potente como cualquier otra cosa que se pueda imaginar y sin que esté a base de un narcótico”

Las reacciones varían de persona a persona

Los efectos pueden alternar desde reactivar el estado psíquico de una persona, muy parecido a lo que sentimos cuando nos tomamos una bebida energizante, hasta producir un efecto calmante, el mismo que experimentamos después de consumir alcohol :

Para algunas personas sería su tercera taza de café, para algunas personas sería su siesta de la tarde”, declara Isy Goldwasser, uno de los fundadores

Esto no quiere decir que todas las personas respondamos de la misma forma a este tipo de estímulos. Los científicos explican que no hay ninguna garantía de que las corrientes eléctricas tengan el mismo impacto cuando se dirigen a ciertas zonas del cerebro. Para asegurarse del buen uso de su producto, la compañía ha estudiado en más profundidad qué es lo que determina esta variación con la ayuda de los ultrasonidos y una tecnología propietaria de algoritmos de neuroseñalización que muestran los caminos neuronales y tienen la capacidad de inducir a las personas en tres estados distintos: energía, relajación y concentración.

Si consigue la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration), Thync piensa tener listo hasta el año que viene un wearable adaptado a los smartphones. Hasta ahora ya ha ganado la confianza de algunos inversores cerrando una ronda de financiación en valor de 13 millones de euros que ayudará a la compañía preparar el terreno para lanzar al mercado un producto que marcará el paso hacia una nueva generación de tecnología inspirada en la neurociencia.

Imagen principal 

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.