Energía Innovación

La luz será más barata: adiós al impuesto a la generación eléctrica

La luz será más barata: el Gobierno suspende el impuesto a la generación eléctrica

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado hoy un plan de choque que incluye la suspensión del impuesto a la generación eléctrica para intentar abaratar el costoso precio de la factura de la luz.

Corría 2012 cuando el Partido Popular introdujo el gravamen del 7% a la generación de electricidad, un impuesto que unido a los costes más elevados de generación eléctrica, un IVA mucho más elevado que en otras regiones vecinas europeas o problemas como la sequía han encarecido considerablemente la factura de la luz, golpeando a los bolsillos de los españoles que de hecho, pueden enfrentarse este 2018 al recibo más caro de la historia.

Ahora, la preocupación e incertidumbre generada por la escalada de precios del mercado mayorista, en máximos anuales, ha propiciado que el Gobierno actual intente abaratar la factura de la luz mediante un plan de choque que ha sido anunciado hoy en el Congreso. Este abarca la suspensión del impuesto a la generación eléctrica del 7%, la supresión inmediata del impuesto al sol y la aprobación de medidas para flexibilizar la potencia contratada, de manera que sea  más sencillo bajarla para los consumidores. Por otra parte, se ha adelantado que a finales de 2018 se definirán las propuestas básicas de una “reforma estructural” más profunda del sector.

¿Qué diferencia unas tarifas de la luz de otras?

El tributo del 7% a la generación eléctrica que el presente Ministerio de Transición Energética derribará fue avalado en julio por el Tribunal Constitucional y aporta a las arcas públicas cerca de 1.700 millones de euros anuales. No se concibe su eliminación perpetua, pero su reducción a cero durante esta época servirá, en palabras de la ministra Ribera, para “aliviar la factura consumidor en un momento excepcional”.

Repasando otros puntos del plan, dotar a los españoles de información más amplia y completa para conocer sus necesidades reales de potencia contratada son esenciales para que los consumidores domésticos no contraten una potencia claramente superior a la máxima consumida, implicando un gasto innecesario. El impuesto al sol, que ya se iba a aniquilar antes de que finalizase 2018, eximirá a las plantas de pequeña potencia inscribirse en el registro y también abarcará la simplificación administrativa para pequeñas instalaciones. Para ello, se modificará la Ley del Sector Eléctrico con una proposición de ley presentada por PSOE, Podemos, ERC, PNV y el grupo Mixto.

Por último, se continuará con el bono social eléctrico, que teóricamente finalizaba en octubre, y además se ampliarán los límites que otorgan derecho a disfrutar de él, abarcando a partir de este otoño a las familias monoparentales. El descuento es del 25% y como novedad, aunque todavía no se conocen detalles, se podría extender un sistema de protección de este tipo a la calefacción.

Fuente | Eldiario.es

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.