Innovación

La imagen hiperespectral, el próximo gran negocio de la industria tecnológica

Desarrollan lente flexible fotografia

Las imágenes hiperespectrales llegan con fuerza al ámbito militar (detección de objetos en el campo de batalla, identificación de objetivos…), teledetección, monitorización ambiental y agricultura, mapeo de minerales, visión artificial o diagnóstico médico.

Ver más allá de lo que nos permiten nuestros ojos es un poder normalmente asociado a los superhéroes o a la ciencia-ficción, pero lo cierto es que el ser humano ha ido desarrollando un amplio surtido de dispositivos que cumplen con esa misión: desde gafas de visión nocturna a sensores térmicos y mucho más. Y, en estas lides, lo que está por venir son las imágenes hiperespectrales.

Una imagen espectral se define por reproducir la figura de un objeto en función de una o varias longitudes de onda que emite o refleja dicho elemento. Dentro de este concepto, tenemos que diferenciar entre imágenes multiespectrales (formadas por un máximo de 20 bandas, no contiguas entre sí) y las hiperespectrales (las cuales pueden incluir todo el espectro electromagnético, en bandas contiguas entre sí). Solo estas últimas, las más innovadoras, nos permiten obtener una verdadera firma espectral, una huella única de los objetos.

Las aplicaciones de las imágenes hiperespectrales son muchas y de lo más variadas. Los analistas de MarketsandMarkets destacan, al respecto, los casos de uso en el ámbito militar (detección de objetos en el campo de batalla, identificación de objetivos…), teledetección, monitorización ambiental y agricultura, mapeo de minerales, visión artificial o diagnóstico médico.

6 tipos de sensores que podrían revolucionar el Internet de los objetos

Con todo ello, no nos ha de extrañar que el mercado de sistemas de imágenes hiperespectrales facture ya alrededor de 9.510 millones de dólares en todo el mundo, con la previsión de que la cifra alcance los 21.330 millones para dentro de un lustro. Eso supone una tasa de crecimiento anual compuesta del 17,5%, impulsada principalmente debido a las crecientes aplicaciones industriales y el aumento de fondos e inversiones en estas lides.

Al despegue definitivo de la imagen hiperespectral también contribuirán con fuerza los recientes avances en el desarrollo de sensores y la potencia de computación, así como la disponibilidad de cámaras de bajo coste con casos de uso industriales cada vez más claros.

Y si se están preguntando en qué empresas hay que fijarse dentro de esta particular industria, vaya por delante que estamos ante un mercado extraordinariamente fragmentado y altamente competitivo. Pero, por el momento, deberíamos poner nuestras miras en Headwall Photonics (EE. UU.), Applied Spectral Imaging (EE. UU.), Corning Incorporated (EE. UU.), Surface Optics Corporation (EE. UU.), Norsk Elektro Optikk (Noruega), Resonon (EE. UU.), SPECIM (Finlandia) , TELOPS (Canadá), BaySpec (EE. UU.), Cubert (Alemania) y ChemImage (EE. UU.).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.