Innovación

La guerra en el campo electromagnético

Electronic-Warfare-490x361
Escrito por Rafael Claudín

El ejército de Estados Unidos desarrolla innovadores dispositivos de ‘Guerra Electrónica’ para poder afrontar los nuevos escenarios bélicos.

Aunque, al final, el resultado de las guerras viene siendo el mismo, dejando miles de muertos en los diferentes puntos calientes del mundo, declarados o no, lo cierto es que la tecnología moderna está cambiando poco a poco la forma en que se desarrollan los combates. Una de las claves de la lucha actual está en las ondas: es una guerra virtual por el espectro electromagnético.

El coronel Jim Ekvall, jefe de la División de Guerra Electrónica del ejército de Estados Unidos, señala en una cita de DefenseTech que “la naturaleza del espectro electromagnético es tal que cada vez está más disputado y cada vez más congestionado. Tienes que ser capaz de atacar en el espectro y de defender en el espectro y además asegurarte de que controlas el espectro. Para hacer todas estas cosas, debes lograr y mantener una ventaja en el espectro electromagnético.”

Tiene toda la pinta de ser una guerra espectral, pero es muy real. De hecho, buena parte de la experiencia de Estados Unidos en este terreno viene de sus años pasados en Irak, con los explosivos detonados a distancia. Así, una de las claves de las nuevas tecnologías de hardware y software que están preparando se basan en su capacidad para actualizarse según las necesidades específicas que vayan surgiendo sobre el terreno.

Defensa y ataque

Su nuevo EWPMT (Electronic Warfare Planning and Management Tool), previsto para el 2016, permitirá sincronizar e integrar en una misma plataforma las diferentes señales de Guerra Electrónica. Algo más tarde, en el 2021, se empezará a utilizar el Multi-Function EW, un sistema ofensivo que incluye instalaciones fijas, dispositivos portátiles, vehículos móviles y aviones, con el objetivo de atacar el espectro electromagnético utilizado por el enemigo.

Por su parte, el Defensive Electronic Attack (DEA) intentará prevenir los posibles ataques enemigos al propio espectro electromagnético utilizado por el ejército de Estados Unidos. En este caso, está previsto que el sistema esté operativo en el año 2023. Todo ello, como decíamos antes, está preparado para incorporar actualizaciones de software para adaptarse a las necesidades que vayan surgiendo.

Está claro que la guerra está en las ondas. Y Estados Unidos, como potencia bélica, quiere estar a la cabeza. Quizá a su ejército le vendría bien llevarse al personal de DARPA que pone los nombres a sus tecnologías: le salen, de lejos, nombres mucho más chulos. Por lo demás, la batalla del espectro será la primera fase de cualquier combate.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.