Innovación

La batalla hombre máquina sobre una mesa de ping-pong

KUKA
Escrito por Rafael Claudín

El jugador alemán de tenis de mesa Timo Boll se enfrenta a un brazo robótico por la dignidad del ser humano frente a la máquina… Y para promocionar la compañía robótica KUKA.

Desde que IBM se atrevió a retar a Kaspárov con su Deep Blue, e incluso antes, cuando Hall 9000 retó a los astronautas de 2001: una odisea en el espacio en un peligroso juego de vida o muerte, nos hemos preguntado si los hombres serían capaces de superar la creciente capacidad de las máquinas.

Esta vez le toca el turno al ping-pong. ¿Podría superar un brazo robótico a un jugador de élite de tenis de mesa? Para comprobarlo, nada mejor que Timo Boll, uno de los mayores exponentes de este deporte en Europa, que llegó a número 1 del mundo en el 2003. Su oponente: el brazo robótico KUKA KR AGILUS, que únicamente comparte con Boll su nacionalidad alemana. El resultado se puede ver en el siguiente vídeo:

Sí, has acertado, no es un partido real, sino un montaje. En cierto modo, se puede decir que es un timo, Boll. Se trata de un vídeo promocional creado para la nueva fábrica robótica que la compañía alemana KUKA acaba de inaugurar en China.

Pese a tratarse de un anuncio, hay muchas cosas reales en él. Por ejemplo, la velocidad en la interacción entre el brazo robótico y el jugador humano. KUKA KR AGILUS es, de hecho, capaz de acertar repetidamente en el mismo punto con una precisión milimétrica. En el vídeo, al menos es cierto cómo el brazo robótico devuelve los golpes.

Llama la atención, en todo caso, que la compañía haya dado como vencedor a Boll en lugar de KUKA KR AGILUS. Aunque las bolas que gana el jugador alemán parecen depender del azar (la red, la línea blanca) o, visto de otro modo, del error humano. Os dejo con el vídeo del making off que publica Techcrunch:

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.