Innovación

El prohibitivo IVA de la luz, un lastre para las facturas de los españoles

El prohibitivo IVA de la luz, un lastre para las facturas de los españoles

Los españoles pagamos el IVA de la luz más alto entre las cinco grandes economías europeas, abonando un impuesto más elevado que nuestros vecinos de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

La factura de la luz de 2018 va en camino de convertirse en la más cara de la historia pero pese a las subidas y bajadas de precios hay algo que no cambia: el IVA que graba este recibo energético, un tipo impositivo elevado que lleva años y años situado en el 21%, suponiendo un importante agravio para los bolsillos de los españoles.

Precisamente, el IVA se trata de uno de los principales motivos por el que la factura de la luz es especialmente cara en España especialmente en comparación con nuestros vecinos europeos. En nuestro país contamos con el Impuesto Especial a la Electricidad, fomentado para financiar el carbón nacional, superior al 5% y que se abona mediante la factura, también se aplica el Impuesto del Valor Añadido, conocido como IVA. y más alto que en Italia, Francia, Reino Unido y Alemania según datos de Eurostat.

Qué potencia eléctrica tienes que contratar en casa para ahorrar en tu factura

De estos cuatro, solamente la factura de la luz es más cara que en España, ya que los alemanes, con un IVA del 19%, abonan el recibo más costoso de todo el Viejo Continente junto a los daneses. En el resto de potencias, tanto para la luz como para el consumo de gas natural, los franceses pagan entre un 5,5% y un 20% según el tipo de consumidor, los italianos abonan un 10% de IVA, una cifra que en Reino Unido baja hasta el 5%. Francia e Italia poseen eléctricas estatales que monopolizan el sistema, tal y como detallan desde El Periódico de la Energía.

Otros números bajos de IVA para la luz son los de Malta (5%), Luxemburgo (8%) o Grecia (13%). Por supuesto, existen otros países -especialmente los vecinos nórdicos- cuyo Impuesto sobre el Valor Añadido aplicado a la factura eléctrica supera el nuestro: Hungría cuenta con el más caro (27%), Dinamarca y Suecia lo sitúan en el 25%, Finlandia en el 24% y Portugal y Polonia en el 23%.

Al margen del IVA, la factura de la luz de 2018 tiene todas las papeletas para acabar como la peor de la historia para los bolsillos de los consumidores, que hace nueve años abonaban 200 euros menos que ahora. Sin ir más lejos, el mes de enero del año pasado Álvaro Nadal advertía que el recibo anual se encarecería en torno a 100 euros.

Fuente | El Periódico de la Energía

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.