Innovación

iPod con Wifi gracias a la fibra de carbono

ipod apple wifi carbonoEl reproductor musical de Apple podría adquirir sincronización vía WiFi gracias a la fibra de carbono. La nueva generación del iPod estará construido en este material, según apuntan fuentes cercanas a la multinacional, que confirman el movimiento de la compañía al contratar recientemente a un experto en este ámbito. Así, se permitirá una conexión más fluida con otros dispositivos, dejando de lado el USB.

Apple ha estado probando la sincronización vía WiFi para el nuevo prototipo de iPod. El reproductor musical de la compañía de la manzana, al que muchos daban por enterrado (la última versión se lanzó en septiembre de 2009), adquirirá nuevas capacidades al incorporar conexión inalámbrica.

Una fuente cercana a Apple, consultada por Cult of Mac, ha destacado el deseo de Steve Jobs por que el iPod adquiera esta capacidad, que estaría basada en un diseño con carcasa de fibra de carbono: “Jobs está apostando fuerte para incorporar sincronización WiFi en la próxima generación de iPods”.

La clave estaría según esta misma fuente en la fibra de carbono. Este material hace posible la conexión inalámbrica, mientras que el actual diseño en aluminio no la favorece y hace necesario el uso de USB para conectarse a otros dispositivos. Finalmente los ingenieros de Apple están resolviendo los problemas técnicos con este material y han visto mejoras sensibles en el rendimiento del iPod, según la misma fuente.

La reciente contratación de Kevin Kenny, que ha trabajado en una empresa de bicicletas de fibra de carbono – donde era CEO – durante 14 años, por parte de Apple apunta hacia una mejora de sus productos basándose en este material. Para el iPod sería un nuevo impulso, ya que representaría una novedad sensible respecto a la versión anterior y a otros dispositivos similares.

El iPod Touch, que ya apareció con WiFi, también podría verse mejorado debido a la introducción de este sistema basado en fibra de carbono, al igual que el iPhone y el iPad, aunque sobre este punto aún no se ha hablado.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano