Innovación

Investigadores del MIT crean plantas que brillan como lámparas

MIT desarrolla plantas que emiten luz

Investigadores del MIT crean plantas que brillan como lámparas. Las plantas de berros han logrado hasta ahora iluminar durante más de tres horas. Su objetivo ahora es lograr árboles luminosos que puedan sustituir a las farolas en el futuro.

Cuando pensamos en el futuro muchas veces tendemos a imaginar un paraje desolado y frío. Tenemos la sensación de que la innovación tecnológica nos aleja del contacto con otros seres humano y destierra de nuestro alrededor plantas y animales.

Pero esto no siempre resulta así. Desde el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT)  se está llevando a cabo una investigación que busca sustituir nuestras lámparas por plantas.

Así los ingenieros de este prestigioso centro acaban de desarrollar plantas vivas que brillan como una lámpara, y su objetivo es poder generar árboles brillantes capaces de remplazar las farolas.

Esta innovación ha sido posible al incorporar nanopartículas especializadas en las hojas de una planta de berros, las cuales indujeron a la planta a emitir luz tenue durante casi cuatro horas. Ahora creen que, con una mayor optimización, dichas plantas algún día serán lo suficientemente brillantes como para iluminar un espacio de trabajo.

“La visión es hacer una planta que funcione como una lámpara de escritorio, una lámpara que no necesite ser enchufada. La luz es impulsada finalmente por el metabolismo energético de la planta en sí”, dice Michael Strano, profesor de Ingeniería Química en el MIT y autor principal del estudio aparecido en la revista Nano Letters.

Plantas nanobionicas

Un nuevo área de investigación promovida por el laboratorio de Strano tiene como objetivo proporcionar a las plantas características novedosas incrustándolas con diferentes tipos de nanopartículas. El objetivo del grupo es diseñar plantas para que se encarguen de muchas de las funciones que ahora realizan los dispositivos eléctricos.

Previo a este estudio, los investigadores han diseñado ya plantas que pueden detectar explosivos y comunicar esa información a un teléfono inteligente, así como plantas que pueden monitorizar condiciones de sequía.

Ahora la iluminación, que representa aproximadamente el 20% del consumo mundial de energía, parece ser el próximo objetivo lógico. “Las plantas pueden autorrepararse, tienen su propia energía y ya están adaptadas al entorno exterior”, dice Strano. “Creemos que  ha llegado el momento de invertir en esta idea”.

La energía eólica que hay sobre los océanos basta para abastecer todo el planeta

Para crear sus plantas brillantes, el equipo del MIT recurrió a la luciferasa, la enzima que les da brillo a las luciérnagas y que es capaz de actuar sobre una molécula llamada luciferina, que le hace emitir luz.

En cuanto a las nanopartículas, la Administración de Alimientos y Medicamentos de Estados Unidos las clasifica por el momento como elementos “generalmente considerados como seguros”. Estos ayudan a que cada componente llegue de manera correcta a la parte necesaria de la planta.

Los primeros esfuerzos de los investigadores produjeron plantas que podrían brillar durante aproximadamente 45 minutos. Ahora estas llegan a alcanzar las 3,5 horas.

La luz generada por una plántula de berro de 10 centímetros es actualmente alrededor de una milésima de la cantidad necesaria para leer, pero los investigadores creen que pueden aumentar la luz emitida, así como la duración de la luz, al optimizar aún más la concentración y liberación de los componentes.

El Departamento de Defensa de EEUU diseña plantas que espíen para ellos

Además de en berros el método desarrollado por el laboratorio de Strano parece que podría usarse en cualquier tipo de planta. Hasta ahora lo han demostrado  también con rúcula, col rizada y espinacas.

Pero las versiones futuras de esta tecnología van mucho más allá. Los investigadores esperan desarrollar una forma de pintar o pulverizar las nanopartículas en las hojas de las plantas, lo que podría permitir la transformación de árboles en fuentes de luz.

“Nuestro trabajo abre muy seriamente la entrada a la sustitución de farolas por árboles tratados, y a la iluminación indirecta alrededor de las casas”, declara Michael Strano.

Y si lo que te preocupa es que tu planta luz del futuro no te deje dormir, no te preocupes, los investigadores también han demostrado que pueden apagar la luz mediante la adición de nanopartículas que llevan un inhibidor de la luciferasa.

Una investigación que da un paso más hasta la presencia de plantas en nuestros entornos al tiempo que estas plantas que emiten luz podrían permitir un ahorro considerable en el gasto energético mundial.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.