Innovación

Inteligencia artificial para fabricar el iPhone o los coches de Tesla

El proveedor de robótica para las plantas de producción de Volkswagen, Tesla o el iPhone está dando pasos agigantados para que sus máquinas aprendan nuevas tareas sin la ayuda de un operario.

Aunque por su nombre no sea muy conocida -Fanuc-, lo cierto es que esta compañía está detrás de los robots industriales usados en el ensamblaje del popular iPhone de Apple o los vehículos de Volkswagen y Tesla, entre otras marcas.

Pues bien, Fanuc ha decidido ir un paso más allá y va a aplicar la inteligencia artificial y el aprendizaje profundo en sus máquinas de producción en masa. Para ello, la compañía ya adquirió en 2015 una empresa especializada en machine learning (Preferred Networks) por unos 7,3 millones de dólares y, ahora, acaba de anunciar una alianza estratégica con Nvidia para integrar sus unidades de procesamiento gráfico en sus dispositivos.

Gracias a esta combinación de tecnologías, los robots de Fanuc serán capaces de reconocer, procesar y responder al entorno que les rodea; lo cual les ayudará a comprender y automatizar nuevas tareas, áreas de mejora en su eficiencia o cambios en sus procesos de fabricación sin que un humano tenga que programarlos de forma específica.

Por ejemplo, estos robots serán capaces de grabar en vídeo su trabajo para, posteriormente, analizar de forma autónoma la información y tratar de reducir el tiempo que emplea en cada paso del proceso o detectar posibles errores. Todo lo ‘aprendido’ por cada robot se enviará además a una red de la que podrán aprender el resto de dispositivos conectados, contribuyendo con su propio feedback.

De hecho, esa es una de las claves de la alianza de Fanuc con Nvidia. Y es que, aun empleando la IA más potente conocida, a un robot convencional le llevaría mucho tiempo reprogramarse a sí mismo. Sin embargo, empleando el procesamiento paralelo (donde se gestionan múltiples informaciones al mismo tiempo) y la inteligencia colaborativa entre los robots, los tiempos de aprendizaje se pueden reducir exponencialmente.

Hasta ahora, cada vez que cambiaban los flujos de trabajo en las fábricas, un ingeniero debía reprogramar todas las máquinas involucradas en la cadena de montaje. Con la inteligencia artificial, el objetivo es que los propios robots sean capaces de darse cuenta de los cambios y aprender sobre la marcha, reduciendo así los tiempos de llegada al mercado de nuevos productos y abaratando el coste final.

Con toda esta ristra de beneficios no es de extrañar que Fanuc no sea la primera (ni la última) compañía en vislumbrar las posibilidades del machine learning en el entorno industrial. Uno de sus grandes rivales internacionales, ABB, ha invertido recientemente más de 10 millones de dólares en Vicarious, una empresa especializada en inteligencia artificial que cuenta con Ashton Kutcher, Marc Benioff, Jeff Bezos o Mark Zuckerberg entre sus padrinos.

Vía: Recode

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.