Innovación

Impresión 3D para una base lunar

esa-moonbase
Escrito por Rafael Claudín

La Agencia Espacial Europea considera utilizar el suelo lunar para imprimir los materiales de una base permanente.

Las posibilidades de la impresión 3D son estratosféricas. La Agencia Espacial Europea (ESA) está considerando seriamente el uso de la tecnología de impresión 3D para establecer la primera base humana fuera del planeta Tierra. Aunque, lejos de pensar todavía en el Planeta Rojo, la ESA se plantea algo mucho más próximo y viable: la Luna.

La agencia ha trabajado estrechamente con la firma de arquitectura londinense Foster + Partners para el desarrollo de este concepto de base lunar. La idea es que unos robots-impresora autónomos imprimieran la base para proteger una cúpula inflable que acogería el espacio habitable. La base se ubicaría en el polo sur de la Luna y protegería a los cuatro colonos que puede albergar tanto de las radiaciones peligrosas como de los meteoritos.

La base lunar impresa en 3D no es un concepto descabellado. La ESA ya ha hecho experimentos para estudiar su viabilidad. Para ello utilizaron basalto extraído de un volcán italiano, similar en un 99,8% al suelo de la Luna. Con él construyeron un bloque de tonelada y media con una estructura celular.

Para ello, se mezcla el basalto con óxido de magnesio, generando un material similar al papel y manejado por una impresora de seis metros fabricada por la empresa Monolite UK Ltd. La impresora crea el bloque capa a capa, mezclándolo con una solución salina que le da la dureza que necesita. Hacer esto en la Luna es harina de otro costal.

Giovanni Cesaretti, directivo de Alta SpA citado por Gizmag, indica que “el proceso se basa en la aplicación de líquidos pero, desde luego, los líquidos sin proteger se esfuman en el vacío”. Alta ha trabajado con la Scuola Superiore Sant’Anna de ingeniería para resolver el problema. Su solución, incorporar boquillas en el material lunar para soltar gotas de 2 mm, suficiente para cimentar los bloques.

Scott Hovland, del equipo Human Spaceflight de la ESA, cree que “la impresión 3D ofrece medios potenciales para facilitar un asentamiento lunar con una logística reducida desde la Tierra. Las nuevas posibilidades que este trabajo abre pueden ser consideradas por las agencias espaciales internacionales como parte del actual desarrollo de una estrategia de exploración común”.

Los siguientes pasos pasan por un refinamiento del proceso de fabricación. Se evalúa, por ejemplo, el uso de la luz solar para compactar los bloques en lugar de utilizar esa solución salina. No hay fecha prevista para el establecimiento de esta primera base, aunque todavía podría pasar un puñado de años. Lo que hay de momento es un estelar vídeo puesto en circulación por la ESA y Foster + Partners. Os dejo con él:

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.