Innovación

Un implante para sordos sin componentes exteriores

Gray920
Escrito por Rafael Claudín

Un nuevo desarrollo de investigadores del MIT, del Harvard Medical School y el Massachusetts Eye and Ear Infirmary (MEEI) permitirá implantes de cóclea sin ningún componente externo.

Los implantes para sordos actuales incorporan un micrófono y una fuente de alimentación, además de un transmisor de más de 2 centímetros fijado al cráneo. Un precio pequeño por la capacidad de oír si el causante de tu sordera es un problema en la cóclea, esa parte del oído interno con nombre de resonancia mitológica y elegante forma de caracol. Pero, ¿y si se pudiera prescindir de esa parte externa incómoda y claramente visible?

Este salto en la tecnología de implantes para sordos será posible gracias a un nuevo desarrollo en el que están involucrados investigadores de tres instituciones: el Microsystems Technology Laboratory (MTL) del MIT, la Harvard Medical School y el Massachusetts Eye and Ear Infirmary (MEEI). Sin micrófono, sin fuente de alimentación, sin ningún componente que sea externamente visible.

Se trata de un chip de bajo consumo para procesar las señales sonoras, que se introduciría en el oído interno y aprovecharía el “micrófono” natural que tenemos en el oído medio, al parecer intacto en la mayor parte de casos de implantación de cóclea. Resuelta la cuestión del micrófono, ¿cómo proporcionarle al chip la energía que necesita? Con algo tan corriente como un teléfono móvil.

El chip tiene una autonomía de 8 horas y para recargarlo bastará, en efecto, un teléfono móvil, provisto con un adaptador para la ocasión, que enviará la energía necesaria de forma inalámbrica. En apenas un par de minutos de carga el sistema estará listo para funcionar durante otras 8 horas.

El Microsystems Technology Laboratory del MIT no es nuevo en el terreno de los chips de bajo consumo, aunque para la ocasión han logrado reducir entre un 20 y un 30% más el consumo con el uso de una longitud de onda capaz de estimular el nervio auditivo con una gran eficiencia energética.

El sistema ya ha sido puesto a prueba con pacientes que incorporaban implantes de cóclea tradicionales con buenos resultados. La única pega es que la cirugía necesaria es un poco más complicada: la operación duraría unas tres horas, por la hora escasa que duran las actuales. Aunque los expertos señalan que merece la pena.

Lawrence Lustig, director del Cochlear Implant Center de la Universidad de California citado en la noticia del MIT, indica que “hay un estigma mucho mayor en la pérdida de oído que en la pérdida visual. De modo que la gente estaría encantada de perder las partes externas sólo por eso. Pero además está el beneficio funcional de no tener que quitártelo cuando estás cerca del agua o preocupado porque los componentes se pierdan, se rompan o los roben.”

El proyecto se presentará estos días en el congreso International Solid-State Circuits Conference, que se celebra del 9 al 13 de este mes en San Francisco. De hecho, habrá en la feria un prototipo del cargador conectado a un móvil para demostrar el sistema de carga inalámbrico.

Imagen: Wikipedia

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.