Innovación

Holochain: la tecnología que puede revolucionar Internet y devolvernos la privacidad

Singapur, el país con la conexión más rápida a Internet del mundo

Holochain es el nuevo protocolo para comunicaciones que han desarrollado Eric Harris-Braun y Arthur Brock. Esta tecnología puede revolucionar Internet, y hacer que los usuarios vuelvan a tener el poder sobre sus datos y su privacidad. Te contamos cómo funciona.

Holochain es un nuevo protocolo para comunicaciones en el ordenador, y puede ser la tecnología que revolucione Internet y permita a los usuarios recuperar su privacidad en la Red.

Uno de sus diseñadores es Arthur Brock, un ingeniero de software estadounidense que ha diseñado Holochain junto a Eric Harris-Braun, y que ha afirmado que “esto va a ser un cambio de juego más grande de lo que podemos imaginar”.

Este protocolo para comunicaciones de computación encriptadas, es un sistema que permite que los ordenadores se comuniquen entre sí. El protocolo de comunicaciones por Internet WWW que se utiliza actualmente, inventado por Tim-Berners-Lee en 1990, se ejecuta en su mayoría en granjas de servidores corporativos.

Es decir, en la WWW, nuestros dispositivos recurren a los servidores corporativos de Facebook, Twitter o Google, y envían y reciben datos desde uno a otro.

Casi todos los datos se encuentran almacenados en los servidores corporativos, en su “nube” corporativa. Por el contrario, Holochain se ejecuta en redes distribuidas por ordenadores domésticos y smartphones.

En Holochain se pueden construir diversas aplicaciones, y como van a estar contenidas en redes distribuidas de ordenadores que son propios de los consumidores, no necesitarán interactuar con ninguna de las granjas de servidores corporativos.

Por tanto estas corporaciones o empresas no podrán borrar la información ni los datos personales que se envíen, ya que estos datos no pasarán por sus servidores.

Este puede ser el punto clave para que la privacidad vuelva de nuevo a las manos de los usuarios, y las empresas dejen de manejar toda la información a su favor.

Las grandes corporaciones han aumentado sus ingresos publicitarios gracias a tarifas que les han cobrado a los anunciantes por publicar anuncios dirigidos al público de forma específica según sus características.

Tanto Google, Twitter u otras redes sociales hacen estudios de nuestras reacciones en sus plataformas, utilizan nuestras búsquedas web, nuestras fotos o ubicaciones de GPS para enfocar la publicidad a nuestros perfiles.

Así funciona PeerTube, la alternativa libre a YouTube

“Somos un producto en Facebook. Lo que está sucediendo en Facebook es que están vendiendo nuestros perfiles a los anunciantes”, ha explicado dice Eric Harris-Braun.

Por tanto el propósito del equipo que se encuentra detrás de Holochain es desviar los datos personales fuera de estas granjas de servidores corporativos para que los usuarios vuelvan a tener el control sobre sus datos.

“Holochain está centrado en el agente en lugar de centrarse en los datos. Tú eres el agente. Tú decides dónde van tus datos y quién puede verlos”, afirma Brock.

Este sistema lleva 10 años desarrollándose, incluso antes de que llegara el sistema blockchain y en consecuencia las bitcoins en 2008.

Como el blockchain ha demostrado tener fallos y limitaciones en su diseño, ya que cada nodo de la cadena tiene que almacenar todos los datos anteriores, el equipo de Holochain se propuso construir algo que no tuviera esos fallos de diseño, y lo han logrado.

Las transacciones de Holochain son muchísimo más baratas y eficientes que las de blockchain (hablando de computación y energía), según ha explicado Arthur Brock.

Holochain hizo una oferta de sus monedas a principios de este año y lanzó una versión beta de Holochain. Según sus creadores, su propósito no es hacerse ricos, sino “empoderar a la multitud”.

Están reclutando desarrolladores para crear nuevas aplicaciones en red, y quieren alojar los ‘hackatons’ en diversas ciudades del mundo.

Holochain se convierte así en la tecnología que puede revolucionar Internet y devolver a los usuarios la privacidad que las corporaciones les quitaron.

Vía | DW

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández