Innovación

Greenpeace impulsa los nuevos centros de datos con energía reciclada

Greenpeace, la asociación para la defensa del medio ambiente, ha publicado un informe que  afirma que para el año 2020, los grandes nombres del cloud computing podrían consumir más potencia que Francia, Alemania, Canadá y Brasil juntos. El informe de Greenpeace tiene  como finalidad resaltar la huella de carbono de los centros de datos e instar a las empresas a adoptar medidas para pasar a tecnologías más sostenibles.

En el informe de Greenpeace se alababa a empresas que usan energía renovable de plantas hidroeléctricas cercanas para abastecer a sus centros de datos, por ejemplo. ¿Pero y si los servidores realmente pudiesen generar su propia energía?

Ese es el objetivo de Applied Methodologies Inc., una startup con sede en Nueva York que trabaja para desarrollar prototipos de servidores que usen una parte de su calor residual para generar energía. Los Sistemas de Generación Termoeléctrica (TGS) de AMI usan el efecto termoeléctrico para generar electricidad de los componentes de calor residual.

Según un “white paper” publicado en el sitio de la empresa, “AMI imagina un futuro en que los centros de datos no sólo funcionen eficazmente aprovechando algunos o todos los métodos y las tecnologías de que trata la sección dos, sino que también genere energía para contrarrestar el coste de aquella que consume. Si cada dispositivo (router, conmutador, servidor, mainframe o aparato eléctrico) del centro de datos aprovechase la termoeléctrica como parte de su diseño de sistema y estándar de fabricación, el centro de datos se transformaría en una planta que generaría energía”.

Algunos centros de datos ya están usando calor residual para ayudar a calentar oficinas cercanas u otras partes del propio centro. Sin embargo, AMI afirma que la tecnología puede resolver las necesidades energéticas del propio equipo del centro de datos: un servidor TGS puede generar 10 voltios y 5 amperios a los niveles de eficiencia actuales. Según una entrevista con Data Center Knowledge, la empresa calcula que costará entre 10 y 20 dólares por servidor integrar los generadores termoeléctricos en un prototipo.

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES