Innovación

El gran reto de las ciudades inteligentes

No hay ninguna duda sobre el hecho de que dentro de 10 años los centros urbanos que no adapten su administración y sus servicios al modelo que se plantea en el concepto smart city, serán sitios en los que la vida de los ciudadanos será muy complicada y -sobre todo- serán incapaces de ser sostenibles. La rápida explosión demográfica y el estado del medio ambiente hacen que la urgencia sea máxima.

La ciudad de Málaga, que ocupa la primera plaza en el índice de IDC sobre ciudades inteligentes en España, recibe esta semana la primera edición que se celebra fuera de Estados Unidos de EmTech, el evento con el que el MIT (Massachussets Institute of Technology) a través de Technology Review (la publicación de investigación sobre tecnología más antigua del mundo, con más de 100 años de historia), analiza la innovación y su impacto en la economía. La sesión inaugural estuvo dedicada al futuro de las smart cities.

La innovación como motor de desarrollo

Para dar inicio a las charlas de EmTech, Jason Pontin, director de Technology Review, dio paso a un vídeo en el que la presidenta del MIT, Susan Hockfield,  expresa su confianza en la innovación, cuyo potencial como motor del desarrollo ha sido comprobado a lo largo de la historia. En los tiempos de crisis económica y urgencia medioambiental que vivimos, la innovación es una herramienta fundamental para posicionarse en los nuevos panoramas políticos, económicos y sociales que la revolución tecnológica está creando.

Pontin aseguró por su parte que la combinación de innovaciones tecnológicas con el establecimiento de nuevos modelos de negocio es la única forma de crear smart cities sostenibles.

El papel de las universidades y la industria privada en las smart cities

Independientemente de la inercia de algunas administraciones para cambiar la visión tradicional de gestión de servicios, una de las grandes dificultades a las que se enfrentan las ciudades para implementar las herramientas y los sistemas inteligentes, es la del desarrollo de la tecnología.

Ryan Chin, investigador del MIT, y Juan Antonio Zufiria, presidente ejecutivo de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel, presentaron en EmTech algunos de los proyectos de Smart Cities en los que trabajan las organizaciones a las que representan.

El MIT trabaja con prototipos que son a su vez una propuesta para que los ciudadanos también participen en la sustentabilidad de la vida urbana. Por ejemplo con el automóvil CityCar, que además de estar diseñado con el objetivo de reducir el espacio que ocupan los vehículos privados y en la eficiencia en el consumo o con el proyecto CityHome, que busca mejorar la calidad de vida en domicilios de tamaño reducido.

IBM trabaja en varios proyectos en diferentes ciudades del mundo con características muy diferentes entre sí, que han surgido de las necesidades específicas de cada sitio. Junto a las autoridades Rio de Janeiro está desarrollando un sistema que permitirá anticipar y minimizar el impacto de las riadas, creando “una capa de inteligencia” entre los diferentes organismos que gestionan información o actúan de alguna forma. En Estocolmo ha colaborado en la implementación de un sistema de gestión de tráfico inteligente, que ha permitido reducir los atascos en un 20%, cifra que a su vez implica un 12% menos de emisión de CO2, un aumento del 7% en el uso del transporte público e incluso, según Zufiria, ha provocado que el precio de los seguros descienda.

El ejemplo de Estocolmo ilustra cómo a pesar de las complicaciones económicas y tecnológicas para llevar a cabo la implementación de una solución inteligente, sus implicaciones positivas no terminan en el resultado inmediato que se busca, sino que se genera una reacción en cadena que ayuda a desarrollar una ciudad más productiva.

Imagen CityCar: MIT, Driving Change: IBM.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo