Innovación

Google se plantea la creación de un ascensor espacial

Space_elevator2
Escrito por Rafael Claudín

La compañía no tiene un proyecto específico, pero ha hecho los estudios preliminares a la espera de tener la materia prima que necesitan.

El equipo de Google X, una especie de agencia DARPA dentro de Google que evalúa la viabilidad de los conceptos más extravagantes, se ha planteado seriamente la creación de un ascensor espacial, según ha reconocido a Fast Company Rich DeVaul, director del equipo Rapid Evaluation de Google X.

Rich DeVaul señala que “requeriría una enorme inversión de capital” aunque, una vez puesto en marcha el sistema, “te llevaría desde la tierra hasta la órbita con una red de, básicamente, cero energía. Reduce los costes de acceso al espacio, operacionalmente, a un punto increíblemente bajo”.

Ya Arthur C. Clarke, que elaboró ampliamente el concepto en su novela Las fuentes del paraíso, señalaba que prácticamente toda la energía utilizada en el ascenso se recuperaría en la bajada. El autor esperaba que, gracias a sistemas como este, llegaría un momento en que lo más costoso de los viajes espaciales serían la comida y las películas.

A la espera de los nanotubos de carbono

Ese momento se acerca pero no ha llegado. Google X se ha planteado el ascensor espacial, pero después de estudiar la cuestión ha dejado el proyecto en stand-by. Congelado. La razón es la carencia de un material capaz de formar el cable principal del ascensor, que estaría anclado en un punto del Ecuador y conectado a una estación en órbita geosincrónica con la Tierra.

Dan Piponi, uno de los investigadores de Google X que ha estado trabajando en la idea, indica que el cable debería ser “al menos cien veces más fuerte que el acero más fuerte que tenemos”. ¿Existe ya ese material en la Tierra? En realidad sí: los nanotubos de carbono podrían ofrecer la necesaria resistencia. Digo podrían porque todavía no están preparados para ello, aunque se está trabajando tanto con este material que no parece descabella pensar que dentro de no mucho tiempo será viable.

La principal razón para el todavía no es la enorme longitud que debería tener el cable que nos uniera como un cordón umbilical con el espacio. La estructura perfecta de nanotubos de carbono más larga que se ha creado hasta ahora sólo alcanza un metro. Cuando la tecnología de carbono avance lo suficiente, Google X estará lista para plantear la posibilidad real de llevarnos al espacio en ascensor.

De momento, nos tendremos que conformar con los múltiples relatos de ciencia ficción que incorporan un sistema semejante. Quizá la citada obra de Clarke sea la más dirigida hacia el tema, que es nuclear en su trama, pero a estas alturas se trata de un lugar común que se puede rastrear desde Asimov y su maravilloso Trántor hasta George R. R. Martin, que también hizo sus pinitos con la ficción científica.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.