Innovación

Google da un paso más y lleva sus coches autónomos fuera de Mountain View

Coche sin conductor de Google.

Google comenzará a desplegar algunos de sus prototipos originales de coches sin conductor en las zonas norte y noreste del centro de Austin (Texas).

Parece que el día en que nuestros coches se conduzcan solos está, poco a poco, más cerca de hacerse realidad. Una esperanza sustentada en el desarrollo imparable de los coches autónomos que siguen conquistando pequeñas metas que, sin embargo, parecerían imposibles unos años atrás.

Es el caso del peculiar vehículo  ovalado de Google que, después de varios meses de pruebas en las carreteras de Mountain View y California (donde el popular buscador tiene su sede), ahora podrá verse rodando también por Austin, ciudad del estado de Texas.

Concretamente, Google comenzará a desplegar algunos de sus prototipos originales en las zonas norte y noreste del centro de Austin, la misma zona por la que ya han circulado los Lexus en los que Google integró previamente su tecnología de auto-conducción.

google-coche

Llevar su propio diseño de automóvil a Texas permitirá a Google poner a prueba su fiabilidad en un entorno muy distinto al de Mountain View, con patrones de tráfico, condiciones de la vía y situaciones extraordinarias que hasta ahora no se han podido testar en California.

Eso sí, y como viene siendo habitual, en todos los ensayos que se lleven a cabo siempre estará una persona dentro del vehículo con capacidad para tomar el control manual en caso de que sea necesario. Es por ello que estos prototipos irán equipados con un volante extraíble y pedales de acelerador y freno para mayor tranquilidad del resto de conductores, que sabrán que dentro de los Google Car va siempre un humano capaz de evitar un potencial accidente.

Vehículos 100% Google

Los coches sin conductor que se van a probar en Texas son los mismos que fueron presentados en diciembre del pasado año y que, desde este mes de junio, ya rodaban por las calles de Mountain View. Se trata de un vehículo con diseño ovalado, con espacio para dos viajeros, y un frontal que recuerda a un emoticono (hecho además de espuma para absorber mejor los golpes). Destaca además el pequeño radar en la parte superior del automóvil que permite controlar lo que sucede alrededor del coche, mientras este circula a una velocidad máxima de 40 km/h.

google-car-mountain-view

Como no podía esperarse de otro modo en un coche que pretende ser el futuro de la automoción, el coche autónomo de Google está propulsado por un motor eléctrico que alimenta no sólo la tracción del propio vehículo sino a todo el conjunto de sensores que dotan al automóvil de la inteligencia necesaria para conducirse a sí mismo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.