Innovación

Google podría estar detrás de fabricar sus propios coches

Escrito por Martin Cattaneo

El gigante de Internet podría estar en conversaciones con empresas de fabricación de componentes para llevar a cabo el lanzamiento de su propio vehículo autónomo

La noticia no es nueva, del todo. Google lleva tiempo trabajando codo con codo con diferentes fabricantes de automoviles para lanzar un coche capaz de conducir de forma autónoma. La novedad es que alrededor de estos trabajos la propia compañía podría estar diseñando sus propios vehículos. El pasado jueves el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung daba a conocer las conversaciones existentes entre Google y algunas compañías de autopartes como Continental o Magna International que son a los coches como la Foxconn a los iPhone.

La estrategia del Do It Yourself no es nada desconocida en Google, una compañía que de hecho ha hecho ya sus inmersiones en la fabricación de hardware sacando al mercado sus propios dispositivos móviles para propiciar la adopción y el desarrollo de Android. No es raro pensar que detrás de la estrategia de Google se encuentre el hecho de hacer de los coches autónomos un comodity de la misma forma que hoy lo son los teléfonos inteligentes. Para ello, nada mejor que empezar a presionar a los fabricantes de automóviles para que adopten tecnologías de auto-conducción y aceleren sus procesos productivos para que una vez que se aceleren las cuestiones regulatorias,  la fabricación y emsamblaje de los coches autónomos sea una realidad.

Algunos como Daimler AG, propietaria de Mercedes Benz ya está planeando implementar procesos de automatización en lo que ellos llaman las “fases aburridas de la conducción” para permitir que en situaciones como los atascos, el coche pueda responder de forma autónoma. El próximo año, de hecho, los modelos de la marca alemana en su gama Clase -C, podrán acelerar o aminorar la marcha de forma autónoma en función de la velocidad del vehículo. precedente.

Actualmente la fabricación de estos vehículos para particulares está muy lejos de ser una realidad por su alto coste. Google cuenta con una pequeña flota de coches autónomos de la marca Toyota provistos de todo tipo de cámaras, radares, sensores, sistemas láser giratorios para identficar el entorno físico del vehículo, con un coste aproximado de 150.000 dólares cada unidad. El coche de conducción atónoma es uno de los “Moonshots” o proyectos de alto riesgo de Larry Page dentro de Google X, el laboratorio de I+D de los de Mountain View. El reto de Google hoy en relación al vehículo autónomo es doble: reducir drácticamente el coste de su fabricación y solventar las trabas regulatorias que puedan encontrarse por el camino como de hecho ya ha sucedido en Nevada.

Una flota de taxis autónomos

No son pocos los rumores que hablan de la estrategia de Google de dar un primer uso a los coches autónomos poniendo a disposición de los usuarios una flota de taxis que pudieran ser puestos en circulación bajo demanda. Algunos ven en el despliegue de fibra en Kansas y la reciente entrada de Google Ventures en la afamada compañía de taxis Uber por 258 millones de dólares, como un movimiento muy en la línea de liderar el desarrollo de los vehículos autónomos con todas la consecuencias.

 

Sobre el autor de este artículo

Martin Cattaneo