Innovación

Google Glass, un escalón hacia el turismo 3.0

Escrito por Esther Macías

Las gafas inteligentes de Google revolucionarán múltiples sectores económicos, el turístico entre ellos. La española Droiders nos detalla sus últimos desarrollos para el ‘wearable’ estrella del gigante de Internet, unas ‘apps’ pensadas para llevarán el turismo a un entorno 3.0.

Son muchos los sectores que pueden verse positivamente impactados por la expansión del wearable más esperado de Google, las Glass, gafas inteligentes que, previsiblemente –al menos así lo indicó Eric Schmidt recientemente– lanzará la compañía a lo largo de este año 2014. La medicina, el ámbito industrial y el empresarial en general son algunos de ellos pero no hay que olvidar un segmento idóneo para el uso de este dispositivo y las aplicaciones que van asociadas a él como es el mundo del turismo, un sector, por otra parte clave para algunos países como España y que aporta nada más y nada menos que un 11% del PIB nacional, según los últimos datos del INE.

Droiders, una de las pocas compañías españolas que cuentan con la aprobación de Google para desarrollar aplicaciones para sus gafas, aún en prototipo, ya cuenta con algunas aplicaciones para este segmento. La compañía, de hecho, ha aprovechado la celebración de la feria de turismo FITUR, que transcurre esta semana en Madrid, para presentar dos nuevas apps dirigidas a mejorar la experiencia hotelera y del viajero en general. Como explica Julián Beltrán, fundador y director general de la compañía, a TICbeat, las nuevas apps de factura Droiders son Glass Concierge e IlusionAR. “La primera permite controlar diversos elementos de la habitación de hotel con las Google Glass; por ejemplo, el huésped podrá pedir comida con éstas, controlar las luces de la sala e incluso activar la calefacción en ésta antes de llegar al hotel dando comandos de voz a sus gafas –detalla Beltrán–. En cuanto a la segunda app, ésta permitirá al usuario situarse en otro lugar del mundo, por ejemplo, en una playa del Caribe, mediante la tecnología de realidad aumentada, de modo que podrá contemplar desde sus gafas lo que vería si estuviera allí, con una visión de 360 grados”.

Beltrán augura buenas perspectivas para ambas aplicaciones que “aunque ya están terminadas solo podrán utilizarlas las personas que dispongan de unas Glass, y éstas aún son muy pocas”. “Se trata de aplicaciones muy interesantes por la accesibilidad que permiten al usuario, que solo necesita la voz para activarlas”, añade. “OK Glass. Prepara la habitación para cuando llegue” u “OK Glass, vamos al Caribe” son las simples órdenes que el usuario tiene que decir en alto. “Eso sí, como de momento las gafas solo funcionan en inglés, hay que hacerlo en este idioma”, apostilla Beltrán.

Hacia el turismo 3.0

Beltrán es un convencido de que las Glass y las apps que correrán por encima marcarán un antes y un después para múltiples sectores, y el turismo es uno de ellos. “Con este tipo de iniciativas podemos atraer a España un turismo más exquisito porque, en un principio, las Glass serán un dispositivo que solo tendrán unos pocos, aunque la tendencia es que se vayan generalizando como ha ocurrido con todas las tecnologías, que normalmente han surgido en un ámbito militar, para pasar el mundo empresarial y luego extenderse al consumidor final”, afirma. Además, al ser un dispositivo que permite al usuario volver a tener las manos libres ya que funcionan por comandos de voz (con los smartphones no ocurre así) traerá consigo múltiples posibilidades.

El director general y fundador de Droiders asegura que aunque ya hay varias empresas inmersas en el desarrollo de gafas inteligentes las de Google serán las que ganen la batalla en el mercado. “Ha sido la primera empresa en trabajar realmente en serio en este tipo de wearable, la que ha permitido a más personas su uso para probar y desarrollar sobre éste y la que más escucha a los usuarios para mejorar la tecnología que tiene por detrás”, señala. Además, sentencia, “las Glass se estandarizarán porque son las gafas más discretas y las que mejor respetan la privacidad del usuario”.

No obstante, cada vez hay más empresas que están presentando productos similares. “De hecho, en Estados Unidos ya se habla de la moda del eyeware o dispositivos pensados para usarlos con los ojos. Pero, en mi opinión, para 2015 seguramente serán tres las compañías que lideren este mercado: Google es una y las otras seguramente serán Apple y Microsoft, sobre las que se rumorea que ya están desarrollando sus propias gafas inteligentes”.

El auge de estos dispositivos, especialmente para el ámbito empresarial, traerá consigo cuantiosos beneficios. “Gartner, por ejemplo, indica que las empresas podrán ahorrar 1.000 millones de dólares con el uso de este tipo de tecnología”, recuerda Beltrán. 

Auge de los ‘wearables’

Lo que es evidente es que cada vez habrá más dispositivos wearable o ‘vestibles’, es decir, accesorios, ropa, etc. que el usuario puede llevar encima y que son inteligentes (pueden monitorizar sus pulsaciones, conectarse a Internet, hacer llamadas…). Este 2014, asevera Beltrán, “será el año de las pulseras inteligentes. Ya se ha demostrado recientemente en la última edición de CES, la feria de tecnología de consumo celebrada recientemente en Las Vegas”.

En Droiders, de hecho, ya están preparándose también para esta ola tecnológica y ya han desarrollado aplicaciones para modelos como Fitbit y Jawbone UP.

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.