Innovación

Ford crea en España la primera planta para trabajar con exoesqueletos

Ford crea en España la primera planta para trabajar con exoesqueletos

Ford crea en España la primera planta en el mundo que integra exoesqueletos en sus líneas de montaje, aliviando la carga a los trabajadores y evitando enfermedades laborales.

5El negocio de los exoesqueletos se disparará un 900%hasta configurar un mercado de 600 millones de dólares en 2022, según los vaticinios de la consultora Juniper Research. Y en la actualidad, ya son muchas las empresas que comienzan a darles uso, apostando especialmente por sus diversas aplicaciones industriales y sanitarias. Ahora, 100 operarios utilizan ya exoesqueletos en las instalaciones de Ford en Almussafes, Valencia. 

De este modo, Ford se acaba de convertir en el primer fabricante de automóviles que aboga por integrar operarios con exoesqueletos en sus líneas de montaje en movimiento, algo que ya es una realidad en su planta española de Valencia. Gracias a estas estructuras se evitarán desórdenes musculoesqueléticos en los trabajadores, que suponen más de la mitad de las enfermedades laborales en España y un 61% en Europa. Gracias a ellos se podrán manipular y levantar objetos y piezas demasiado pesadas, reduciendo la tensión y los esfuerzos repetitivos.

Los exoesqueletos facilitan la ejecución del trabajo físicamente exigente, comportan un importante refuerzo para los hombros y la espalda de quien lo utiliza,  ya que trasladan el peso hacia las caderas y reducen el riesgo de lesiones laborales, así como del estrés. Su utilidad será creciente, ya que de aquí a 2020 una cuarta parte de los europeos superará los 60 años, por lo que estos trajes mejorarán con creces su movilidad.

Un nuevo exoesqueleto reduce en un 24% la energía que dedicamos a caminar

Pese a que se han llevaso a cabo pruebas con exoesqueletos en otras fábricas de automóviles, la
iniciativa en la planta de producción de Ford de Valencia es pionera integrar de manera total la tecnología en la cadena de montaje y el proceso de producción. En ella se fabrican los modelos Kuga, el Mondeo, el S-MAX, la Galaxy y la Transit Connect, con la ayuda de nueve exoesqueletos de titanio y fibra de carbono, que ayudan a los operarios de la línea de montaje a levantar, mover o cargar cualquier cosa que pese más de tres kilos cuando están de pie en una postura forzada.

A la hora de poner en marcha esta ambiciosa iniciativa se tuvo en cuenta las opiniones de 200 empleados de la planta, seleccionando a los 100 que más podrían beneficiarse de la implantación de esta estructura tecnológica. Más de veinte los empezarán a probar a partir de abril para poner en marcha diversos movimientos o manipular objetos incómodos y de grandes dimensiones como los depósitos de combustible. “El exoesqueleto supone una gran diferencia, me siento mucho más fresco al final del turno de trabajo” apuntaba el operario Ramón Navarrete, que trabaja montando interiores de vehículo.

Ford prosigue de esta forma su camino para transformarse en una compañía 4.0, incorporando tecnologías de automatización, intercambio de datos y fabricación. Hasta la fecha ha logrado reducir accidentes y los problemas ergonómicos de los trabajadores han descendido un 90%.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.