Innovación

Ford: 1.000 millones de dólares para impulsar una startup de inteligencia artificial

Ford se hace con una startup de conducción autónoma creada por exingenieros de Google y Uber para acelerar su lanzamiento de un coche sin conductor.

Dentro de la carrera por dotar a las máquinas de inteligencia propia, el mercado de la automoción parece ir en cabeza. Y es que, si hace apenas un par de años los coches autónomos parecían el sueño lejano de Google o una incipiente Tesla, hoy en día se trata de una competición en la que no sólo están jugando actores de base digital, sino que los grandes fabricantes del motor tradicional se están involucrando de lleno.

Una de las más activas en la búsqueda de la conducción autónoma es Ford, firma que ya sorprendió a propios y ajenos con su presencia en el CES de hace un par de años (una feria eminentemente tecnológica), y que esta semana ha anunciado la compra de la mayoría de las acciones de Argo AI, una startup especializada en inteligencia artificial fundada por exempleados de Google y Uber como Bryan Salesky o Peter Rander, ambos exalumnos del Centro Nacional de Ingeniería Robótica de la Universidad de Carnegie Mellon.

Mike Nakrani (Ford): “Estamos experimentando continuamente”

La inversión, de 1.000 millones de dólares a lo largo de los próximos cinco años, permitirá a Ford no sólo hacerse con el control de la empresa, sino acelerar el desarrollo de su tecnología para coches sin conductor. De hecho, esta compañía seguirá operando con independencia absoluta del resto de equipos de I+D de la multinacional norteamericana, con lo que se abren así distintas líneas de trabajo paralelas para lograr la meta común: poner un automóvil sin un humano al frente en las carreteras no más tarde de 2021.

Ese futuro vehículo contará con el nivel 4 de conducción autónoma; es decir: no tendrá ni volante ni pedales de acelerador ni freno, con lo que la máquina debe ser capaz de procesar todos los datos, incidentes, previsiones y demás variables para no depender del humano ni tan siquiera en caso de emergencia (como sucede actualmente con el AutoPilot de Tesla).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.