Fintech

Suecia en serio peligro de quedarse sin dinero en efectivo

dinero app
Escrito por María Lázaro

Los pagos digitales son cada vez más frecuentes, especialmente en los países que los impulsan. Pero, ¿esto provoca que Suecia se quede sin dinero físico?

“No se acepta dinero en efectivo”. Este mensaje es cada vez más frecuente en establecimientos, tiendas, restaurantes y demás comercios de Suecia. La decisión del país nórdico de apostar por los pagos digitales y móviles está levantando ampollas y muchos se preguntan si Suecia está camino de quedarse sin dinero físico.

Según los últimos datos que se tienen, ahora mismo en Suecia hay un 40 por ciento menos de monedas y de billetes en circulación que hace una década. Algo que se refleja en el día a día de los habitantes de este país: sólo uno de cada cuatro suecos pagan “al menos una vez” al semana en metálico frente al 63 por ciento que lo hacía hace cuatro años, tal y como revelan encuestas recientes realizadas a sus habitantes.

Otro dato importante es que el 36 por ciento de los suecos afirma no usar el dinero en efectivo nada más que “un par de veces al año” o nunca, de acuerdo con una encuesta anual realizada por el Insight Intelligence y publicada el mes pasado. Ante esta situación son diferentes las voces que empiezan a apuntar si es correcta la decisión de Suecia de impulsar el pago digital en detrimento de las coronas suecas (la moneda oficial del país).

Las autoridades europeas ya han empezado a preocuparse por este asunto. Paralelamente a la medida para crear un impuesto para las ventas por Internet se une la puesta en marcha de una amplia revisión de la legislación del Banco Central Europeo para abordar esta situación con un informe que debería estar listo para este mismo verano. En él se recogerá que pasará si Suecia se queda sin monedas físicas“Si el efectivo se reduce demasiado rápido, será complicado mantener la infraestructura monetaria actual de pago físico”, ha señalado Mats Dillen, jefe de la revisión parlamentaria a Bloomberg.

Suecia es el país pionero en incentivar los pagos digitales y, en consecuencia, utilizar menos efectivo. Tanto es así que la mayoría de sucursales bancarias han dejado de emitir monedas en efectivo, una medida secundada por tiendas, museos, restaurantes, entre otros, en los cuales sólo se aceptan pagos con tarjeta o a través de los teléfonos móviles. El problema aparece porque a día de hoy una parte importante de la población, especialmente las personas mayores, no tienen acceso ni conocimientos del funcionamiento de la sociedad digital y de los servicios digitales.

Estos son los móviles Android más populares en Amazon España

Stefan Ingves, gobernador del Banco Central de Suecia, ha señalado que los bancos tienen la obligación de dar cambio en efectivo a los clientes que así lo soliciten. “El Risksbank está analizando la evolución que se está produciendo”, ha declarado recientemente al tiempo que ha adelantado que será necesario tomar decisiones estratégicas sobre el camino a seguir.

Una de ellas podría ser la posibilidad de crear una e-corona sueca para pagos digitales a partir de finales del próximo año. Se trataría de la moneda oficial digital de Suecia que funcionaría de manera complementaria al dinero en efectivo, no como sustitutivo, y podría llegar a finales del próximo año.

Lo que sí está claro es que cada vez más suecos usan los pagos digitales y las nuevas tecnologías para abonar sus compras. Como adelantábamos unas líneas más arriba basándonos en el informe anual publicado el mes pasado, la cantidad de dinero en efectivo en circulación se ha reducido de manera considerable y a día de hoy se encuentra en su nivel más bajo desde el año 1990; y es un 40 por ciento menos que 2007 – cuando alcanzó su pico más alto.

dinero fisico suecia

En los dos últimos años, 2016 y 2017, se ha experimentado una bajada importante del número de coronas suecas. ¿Estamos ante el fin del dinero en efectivo en Suecia? Parece ser que el tiempo y las medidas tomadas por las autoridades pertinentes ofrecerán la respuesta.

Sobre el autor de este artículo

María Lázaro