Fintech

¿Qué ocurre si se agota la hucha de las pensiones?

jubilacion dinero pensiones

La hucha de las pensiones podría agotarse este año. En 2011 el fondo contenía 66.915 millones de euros, y en 2017 cerró con 8.095 millones de euros. Pero, ¿qué ocurre si se agota? ¿El gobierno dejaría de pagar las pensiones? Resolvemos tus dudas en este artículo.

En el año 1997 se creó el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido más comúnmente como la hucha de las pensiones. Las primeras aportaciones se hicieron en el año 2.000 y, 18 años después, está apunto de agotarse.

Se trata de un fondo creado para ahorrar dinero al que poder recurrir en caso de que la Seguridad Social no pudiera hacer frente a sus gastos y, consecuentemente, no tuviera capacidad para pagar las prestaciones contributivas, como las pensiones.

El dinero ahorrado en la hucha de las pensiones procede principalmente del superávit de la Seguridad Social en momentos de bonanza económica, es decir, cuando los ingresos son mayores que los gastos. Eso sí, el capital ahorrado también se rentabiliza invirtiéndolo para que aumente con los años.

Para que lo entendamos bien, la hucha de las pensiones es un especie de fondo de emergencia, como el que podríamos crear nosotros mismos para poder hacer frente a gastos extraordinarios o sobrevivir en caso de quedarnos sin ingresos.

Plan de jubilación y plan de pensiones: diferencias, pros y contras

En 2011, tras los sucesivos remanentes generados en la época de la burbuja inmobiliaria, el fondo alcanzó un máximo histórico: 66.915 millones de euros. No obstante, pronto la burbuja explotó y en 2012 comenzaron a usar el dinero ahorrado en la hucha.

España estaba en crisis y empezaron a desequilibrarse los ingresos y gastos de la Seguridad Social. Las cotizaciones disminuyeron a medida que el desempleo aumentaba y los salarios descendían. A esto se le suma que el número de pensionistas ha aumentado así como la pensión que reciben, explican desde BBVA. A consecuencia del desajuste, recurrieron a los fondos de la hucha principalmente para financiar las pagas extras de los pensionistas en verano y diciembre.

A finales de 2017 tan solo quedaban 8.095 millones de euros.  Se trata de la cifra más baja desde 2002, suponiendo un descenso del 87,88% desde que llegó Mariano Rajoy al poder en 2011. Con una cantidad tan reducida es muy probable que el fondo se agote este 2018. Lo que es más, el año pasado ya se habría agotado si el gobierno no hubiera recurrido a un préstamo de 10.193 millones de euros concedido por Hacienda para pagar las pensiones. Pero, ¿qué ocurre si se agota la hucha de las pensiones?

Contrario a lo que muchos pudieran creer, si se agota el Fondo de Reserva de la Seguridad Social no dejarían de pagar las pensiones. Si bien es cierto que no podrían recurrir a dinero de se fondo para pagarlas, el Gobierno tendría que buscar otra vía de financiación a corto plazo para poder hacer frente al gasto para lo que siempre se han barajado dos opciones: cotizaciones e impuestos. Por un lado, se podría quitar el límite máximo de cotización a la Seguridad Social; por otro, se podría crear algún impuesto fiscal temporal, una medida que proponen varios partidos políticos.

Cómo calcular la pensión de los españoles (y cómo podría cambiar)

El Tribunal de Cuentas esta semana instó a hacer las reformas que fueran necesarias para resolver la deuda de la Seguridad Social, lo cual engloba el déficit de la hucha de las pensiones. El Tribunal señaló que entre 2012 y 2017 las disposiciones realizadas en este fondo alcanzaban los 74.347 millones de euros, según datos proporcionados por El Economista.

Sin embargo, algunos expertos han restado importancia al problema de la reducción de la hucha de las pensiones. En concreto nos referimos a José Antonio Herce, Presidente del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones. Según informó el diario.es, Herce mantiene que el Fondo de Reservas no soluciona el problema del mantenimiento del sistema público de pensiones; en cambio, asegura que la habría que retrasar la edad de jubilación y reducir la tasa de sustitución.

Eso sí, pese a que no sea la clave para revolver la problemática mayor, no quita que el Gobierno tenga que revisar de qué partida de los Presupuestos podrían sacar dinero para asumir los gastos que la hucha ya no puede pagar.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.