Fintech

¿Qué es FOMO y cómo puede dañar tu situación financiera?

cartera vacia

Si usas las redes sociales frecuentemente tienes una alta probabilidad de sufrir FOMO, y no le está haciendo ningún favor a tu bolsillo. Hoy te explicamos en qué consiste el síndrome FOMO y por qué es tan dañino para tu situación financiera.

FOMO es un término que apareció por primera vez en 2012, siendo uno de los muchos nuevos síndromes de los que padecen las generaciones digitales enganchadas a las redes sociales que siguen presentes hoy en día.

Proviene del inglés, siendo las siglas del llamado “Fear of missing out“; se traduce al español literalmente como “miedo a perderse algo“, extendiéndose más como el fenómeno de la exclusión digital.

El FOMO se manifiesta como la constante necesidad de comprobar las RRSS, asegurándote de estar en todo y no quedarte atrás en el mundo tecnológico.

Pese a que el miedo a la exclusión siempre ha existido, con las redes sociales se intensifica. Algunos no aguantan la idea de estar en casa mientras ven fotos y vídeos del resto pasándoselo en grande. Sienten la necesidad de estar en todo, y poder mostrárselo al mundo en RRSS. El impulso de mirar constantemente nuestras RRSS alimenta el círculo vicioso.

10 trucos mentales para ahorrar más dinero y gastar menos

Este miedo a la exclusión provoca que acabemos gastando por encima de nuestras posibilidades: puede que salgas a cenar o, peor aún, te vayas de vacaciones siendo consciente de que realmente no te lo puedes permitir. No obstante, la presión social que sentimos en RRSS provoca que tomemos decisiones financieras poco acertadas.

¿Cómo podemos luchar contra el FOMO y mejorar nuestra situación financiera?

Por qué es tan peligroso compartir tu ubicación en redes sociales

Afortunadamente, hay algunas medidas que podemos tomar para superar el FOMO y evitar vivir por encima de nuestras posibilidades:

  • Ten claro cuáles son tus prioridades: Es importante que no tomes decisiones basadas en las decisiones de los demás, sino teniendo en cuenta tus propias prioridades. Acostúmbrate a sentarte al menos una vez a la semana para definirlos, y preguntarte si los has estado manteniendo adecuadamente. Así, también puede ayudarte recordar tus metas frecuentemente; guarda una foto de algo que te recuerde a tus objetivos o prioridades en la cartera para no olvidarlo cada vez que tomes una decisión financiera.
  • Disfruta de pasar tiempo contigo mismo: Deja de volverte loco buscando la felicidad, gran parte está dentro de ti mismo. En vez de compararte con el resto, e intentar hacer los mismos planes que ellos, céntrate de vez en cuando en hacer planes que te hagan sentir bien a ti. Esto puede ser desde dar un paseo hasta tumbarte a leer un libro en el parque. Esfuérzate por encontrar el verdadero valor en las cosas pequeñas.
  • Reflexiona antes de comprometerte: Antes de decir que sí a todo para contentar a tus amigos, pregúntate si tu decisión te beneficiará a ti en un futuro. ¿Realmente te apetece? ¿Te ayudará a alcanzar tus metas? ¿O estás dejando que el resto decida por ti?
  • Asume que no puedes hacer todo: Y no pasa nada. Encuentra otras actividades que te llenen cuando tengas que renunciar a algo porque no puedas permitírtelo, la única competición que deberías tener es contigo mismo.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.