Fintech

Por qué no deberías tomar decisiones financieras después de las 18:00, según la ciencia

tomar decisiones financieras

Cada día tomamos cientos de decisiones que influyen en nuestra situación económica. No obstante, siempre deberíamos evitar tomar cualquier tipo de decisión financiera a partir de las 18:00 horas. Te explicamos el por qué de este consejo respaldado por la ciencia.

Nunca deberías tomar una decisión financiera a partir de las 18:00 horas, y cuando decimos decisión financiera nos referimos a cualquier acto que tenga un impacto en tu bolsillo.

Esto incluye desde ir a hacer la compra, hasta meterte en Amazon a buscar un libro que necesitabas.

Pero ¿por qué debemos asegurarnos de tomar decisiones relacionadas con el dinero antes de las 18:00 horas? Hay un motivo científico detrás de esta peculiar regla que deberías seguir si quieres mejorar tu situación económica.

Cada día tomamos cientos de decisiones: desde el momento en el que nos levantamos y pensamos en qué ponernos para ir a trabajar o qué comer para desayunar, hasta que poner en el correo que tienes que mandar o cuando ir al gimnasio y a qué actividad ir.

Según un reciente estudio explicado en el libro ‘Willpower: Rediscovering the Greatest Human Strength‘, de Roy f. Baumesiter, cada una de estas decisiones que tomamos debilitan nuestro juicio. A medida que pasa el día y vamos resolviendo dilemas – por pequeños que sean –  somos menos capaces de tomar una decisión acertada. Es lo que se conoce como fatiga de decisión.

Las decisiones agotan nuestro autocontrol, así que cuantas más decisiones tomamos en cierto periodo de tiempo, menos energía tenemos para pensar con claridad y de manera racional sobre las próximas decisiones“, explica Zoe Chance, profesora en la Escuela de Administración de Yale.

Esto afecta especialmente a las decisiones que tomamos sobre dinero. Un estudio demostró que la fatiga mental provocada por la constante toma de decisión a lo largo del día provoca que seamos más propensos a ser impulsivos y optar por recompensas inmediatas. Es decir, si tras un largo día tienes que optar entre cocinar algo que tienes en la nevera o pedir sushi a domicilio, es muy probable que elijas la segunda opción ya que es más cómodo.

Incluso corremos el peligro de tomar decisiones incorrectas respecto a temas más importantes, como inversiones o deudas, sobre todo si las vamos aplazando hasta última hora.

Aprende a tomar decisiones inteligentes con el método 10/10/10

Para evitar ser víctima de la fatiga de decisión procura siempre programar tus actividades relacionadas con dinero a primera hora del día, e incluso automatizarlas, aconsejan desde grow from acorns. Así, si tienes que ir de compras, hazlo el fin de semana cuando estés fresco.

En caso de tener que tomar una decisión financiera después de las 18:00 horas sí o sí, asegúrate de descansar antes de hacerlo. Haz algo que te ayude a relajar la mente, como dar un paseo, tumbarte un rato, leer un libro e incluso comer un aperitivo que te de energía.

Por último, reduce la cantidad de decisiones que tomas en el día, eliminando interrogantes innecesarias. Por ejemplo, puedes pensar en qué ponerte cada día la noche anterior; puedes preparar tu menú semanal los domingos, y asegurarte de tener todos los ingredientes listos en la nevera. Cuantas menos decisiones irrelevantes tomes, más fuerza tendrás para las importantes.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.