Fintech

Los comercios deberán ofrecer alternativas al pago en efectivo

Escrito por Marcos Merino

La normativa (transposición de una directiva de la UE) también dará cabida a dos nuevos servicios de pago: los servicios de iniciación de pagos y los agregadores de cuentas, y reducirá de 150 a 50 €las pérdidas máximas que un cliente deberá asumir en caso de pago no autorizado.

El Gobierno dio luz verde el pasado viernes al Anteproyecto de Ley de Servicios de Pago (transposición de la Directiva europea 2015/2366, conocida como PSD2) y que, entre otras medidas, obligará a los comercios españoles a ofrecer a los consumidores alternativas de pago al dinero en efectivo, siempre y cuando las transacciones superen los 30 euros. La PSD2 permitirá crear un marco integrado de este tipo de servicios en la Unión Europea y pretende “hacer frente a los nuevos retos y cambios planteados en la operativa con tarjeta a través de internet o móviles así como reforzar la seguridad en los pagos electrónicos”.

Así sería una sociedad sin efectivo (y está más cerca de lo que crees)

¿Qué novedades va a introducir esta nueva normativa?

  • Se dará cabida a dos nuevos servicios de pago: Tanto a los servicios de iniciación de pagos (intermediarios que garantizan el pago del consumidor al comerciante directamente) como los servicios de información sobre cuentas, también llamado agregadores de cuentas (entidades que consolidan toda la información de las diversas cuentas que tiene abiertas un usuario en diferentes entidades y la clasifican por categorías).
  • Se otorgará acceso a terceros a la infraestructura de los bancos: La PSD2 regula, de hecho, el acceso de terceros a las cuentas de los clientes de los bancos, bien para agregar la información (agregadores de cuentas) o bien para el inicio del proceso de pago (iniciadores de pago), en nombre y previa autorización del cliente. A su vez, con el objetivo de mejorar la seguridad, la normativa incluye como novedad la exigencia de una autenticación reforzada del cliente en el acceso online a cuentas.
  • Se reducen las pérdidas máximas que el cliente asumirá en caso de pago no autorizado: Hasta ahora, si se producía una operación de pago no autorizada como consecuencia del uso fraudulento, extravío o robo de la tarjeta u otro instrumento de pago, el consumidor debía asumir los primeros 150 euros de su propio bolsillo, una cantidad que ahora se reduce a 50 euros. Se reduce también, de 2 meses a 15 días, el plazo de respuesta para la resolución por parte de las entidades de las reclamaciones de los usuarios de servicios de pago.
  • Se obliga a todo profesional a ofrecer alternativas al dinero en efectivo: Los consumidores tendrán la posibilidad de utilizar algún instrumento de pago sujeto a esta ley, en transacciones cuyo importe supere la cantidad de 30 euros. El instrumento de pago disponible habrá de anunciarse en algún lugar visible del local, establecimiento o instalaciones del empresario o profesional.

Vía | La Moncloa

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.

1 Comentario

  • La mayoría no solemos llevar dinero en efectivo encima, por lo que no disponer de alternativas a este tipo de pago supondría la pérdida de clientes. La modernización de los negocios es clave para adaptarse al cliente actual. ¡Gracias por darnos tanta información sobre la nueva Directiva Europea!