Fintech

Estas son las comisiones que te pueden cobrar por usar tu tarjeta en el extranjero

pagar con tarjeta de credito
Escrito por Business Insider

Viajar tiene muchos costes asociados. Pagar los vuelos y el hotel es solo el principio, una vez ahí asumimos numerosos gastos, desde transporte hasta cenar fuera. A esto hay que sumarle otro gasto: las comisiones que te pueden cobrar por pagar con tarjeta en el extranjero.

Con las navidades a menos de un mes se acercan de nuevo fechas en las que aumentan los viajes al extranjero. No obstante, sea la época del año que sea, siempre se registran muchos viajes al extranjero. Por placer, por trabajo o por el motivo que sea, las personas no dejan de moverse alrededor de un planeta que parece cada vez más pequeño.

Para todo desplazamiento de esas características hace falta dinero —a pesar de que hay quien lo gana recorriendo el mundo—, sea de plástico, en efectivo o en cualquier otro formato que existe. Puedes haber hecho abonos previos, por ejemplo, del alojamiento, pero siempre vas a necesitar realizar pagos en restaurantes, supermercados, tiendas o gasolineras, entre otros lugares, así como disponer de efectivo en cajeros si no llevas contigo el suficiente cash.

Si te decantas por la primera opción, es decir, por usar la tarjeta en tus viajes, puedes llevarte una sorpresa desagradable a la vuelta… y no sólo porque hayas gastado más de lo que tenías previsto. Aquí te contamos qué comisiones pueden cobrarte si usas tu tarjeta en el extranjero.

Diferencias entre tarjeta de débito o de crédito

Una de las dudas más habituales que surge en estas situaciones es si resulta más conveniente tirar de la tarjeta de débito —con la que puedes gastar sólo lo que tienes en la cuenta— o de crédito, que te adelanta un cierto montante que devolverás a plazos o al mes siguiente a cambio de unos intereses o una comisión.

Pues bien, no hay una única respuesta correcta a esa pregunta, así como no todos los viajeros tienen los mismos intereses o necesidades. Si te desplazas al extranjero, probablemente gastarás menos con la tarjeta de débito. En cambio, con la de crédito aumentan las posibilidades de que te pases de tu propio presupuesto.

No obstante, esta última te ofrece mayor seguridad ante imprevistos, dispendios inesperados, si tienes dificultades para acceder a efectivo o en caso de quedarte sin saldo en la cuenta. Incluso puede hacer que tu abanico de posibilidades sea más amplio: la tarjeta de crédito resulta habitual como garantía en algunos servicios, por ejemplo, al alquilar un vehículo. Así que, si cuentas con ella, si puedes permitírtela, no está de más que la lleves en la cartera cuando salgas del país.

En general, para compras y servicios fuera de la zona euro, lo mejor es una tarjeta de crédito sin comisiones. Mientras que, si vas a sacar dinero con cierta asiduidad, la opción más barata es una tarjeta de débito que no agregue tasas por extraer en cajeros en el extranjero ni por usarla fuera de la zona euro.

No es lo mismo en la zona euro que fuera de ella

Las comisiones que pueden cobrarte si usas tu tarjeta en el extranjero varían en función de las tarifas de cada entidad, pero también dependen de si la utilizas o no en los 19 países que tienen el euro como moneda: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal.

Si lo haces en uno de ellos, únicamente tendrás que abonar tasas aparejadas en caso de sacar dinero de un cajero, aunque nunca por pagar en restaurantes, comercios o similares.

No ocurre lo mismo si tiras de tu tarjeta bancaria en el resto del mundo. De ser así, pagarás un extra por cada operación, sea en cajeros o sea en tiendas, locales de restauración, etc. en concepto de cambio de divisa.

Sin embargo, ciertas entidades ofrecen tarjetas de débito que no llevan comisiones aparejadas por pagar o sacar dinero en el extranjero o, de tenerlas, son reducidas.

Por qué deberías tener dos tarjetas de crédito y para qué deberías usarlas

Si viajas mucho, puede que te interesen las propuestas de Banco Santander, que pone a disposición de los clientes la tarjeta de débito Oro 123; de Abanca, a través de la tarjeta de débito Visa NX y de EVO Banco, con la tarjeta Inteligente.

Otras de las grandes dudas que surge en muchos viajeros se refiere a cuál es la mejor forma de pagar en el extranjero. ¿Efectivo, tarjeta de crédito o de débito, cheques de viaje…?

Aunque siempre hay que llevar algo de dinero en efectivo para los pequeños pagos, nuestro consejo es recurrir a las tarjetas y usarlas siempre que sea posible: así se limitan los riesgos que supone llevar encima grandes cantidades de efectivo“, aseguran desde la Organización de Consumidores y Usuarios.

Precauciones al usar la tarjeta bancaria en el extranjero

Desde la propia OCU ofrecen los siguientes consejos para los usuarios que tengan pensado utilizar la tarjeta más allá de las fronteras nacionales, en especial, fuera de la zona euro:

  • Antes del viaje, comprueba las comisiones que podrán aplicar fuera de la zona euro a tus tarjetas de crédito y/o débito. Si, efectivamente, esas tasas están previstas, puedes solicitar a tu entidad financiera una tarjeta que carezca de comisiones, si es que dispone de ella.
  • Revisa el límite de la tarjeta. Si piensas que es insuficiente, puedes pedir a tu banco que lo amplíe para evitar sorpresas desagradables.
  • Una segunda tarjeta puede salvarte si falla la de uso habitual.
  • En principio, para viajar fuera de la zona euro, MasterCard es la mejor opción, pues aplica tipos de cambio más favorables.
  • Las entidades disponen de números de teléfono específicos y generalmente gratuitos para llamar desde el extranjero y anular la tarjeta en caso de robo o pérdida. Infórmate bien y anótalos antes de salir de viaje.
  • Atento a los cargos duplicados.

*Artículo original publicado en Business Insider España. Autor: Javier Moronatti

Sobre el autor de este artículo

Business Insider