Fintech

El ‘pago selfie’ encallará por la falta de interés de los consumidores, afirma un estudio

10 trucos y consejos para hacer los mejores selfies

Una encuesta revela que el 40% de los usuarios de Apple, justo la compañía que debía dinamizar el adormilado mercado del ‘pago selfie’ con el iPhone X, rechazará el reconocimiento facial de pleno como opción de seguridad en el pago.

Cada vez son más los bancos que se suman a una particular moda, la de permitir operar con transacciones y pagos sencillos con un ‘selfie’, esa imagen tomada de nuestro propio rostro con el teléfono móvil. Este mecanismo de autenticación, popularizado a lo largo de los últimos años pero que había de convertirse en la opción por defecto tras la llegada del iPhone X, promete una mayor facilidad y rapidez a la hora de realizar cualquier pago, nos permite olvidarnos por fin de las engorrosas contraseñas y garantiza, además, el mismo nivel de seguridad que otros métodos de identificación.

Si todo son ventajas, ¿por qué el conocido como ‘pago selfie’ sigue sin despegar? Al parecer, los fabricantes se han olvidado de lo más elemental en cualquier innovación de esta índole: preguntarle al consumidor final si es necesaria o no.

Ya existen 44 millones de clientes digitales entre Santander, BBVA y CaixaBank

El 40% de los usuarios de Apple, justo la compañía que debía dinamizar este adormilado mercado, rechazará el reconocimiento facial de pleno como opción de seguridad en el pago. Es un dato de Juniper Research, tras una encuesta a clientes de esta compañía en EEUU y Reino Unido, según la cual los usuarios del pago sin contacto siguen considerando los sensores de huellas dactilares y el reconocimiento de voz como métodos de autenticación más atractivos, con el 74% y el 62% de las respuestas respectivamente, diciendo que es más probable que usen estas tecnologías que el ‘pago selfie’.

Recordemos que ya son muchos los smartphones y apps (como Amazon) que incorporan o están planeando incorporar el reconocimiento facial como sistema de desbloqueo, pero prácticamente todos ellos han sido cuestionados por la facilidad con que se pueden burlar sus herramientas de seguridad, lo cual ha generado dudas sobre su fiabilidad y capacidad de protección a largo plazo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016 y 2017.