Fintech

Cosas que pensabas que eran malas para tus finanzas y no lo son

finanzas-personales
Escrito por Ana Muñoz

¿Creías que era mejor comprar que alquilar una vivienda? Te demostramos que algunas cosas que pensabas que eran malas para tus finanzas no lo son.

Hacernos ricos es una de las cosas más difíciles que hay. No sólo se necesita tener una gran idea, sino que requiere hacer ciertos sacrificios, trabajar mucho y estar en el momento adecuado en el lugar idóneo.

Sin embargo, intentando llevar una vida lo más cómoda posible, a veces hacemos caso a algunos consejos que no son de gran utilidad.

Las mejores apps para gestionar tus finanzas personales

Por eso, BI ha decidido recopilar todas esas cosas que pensabas que eran malas para tus finanzas y no lo son.

En este artículo te desmontamos una serie de mitos que nos han dicho toda la vida sobre cómo llevar nuestra economía personal. ¿Comenzamos?

1. Liquida las pequeñas deudas primero

La propuesta para multar a quién pague tarde a autónomos y pymes llega al Congreso

Al contrario de lo que la gente piensa, y tal y como demuestra un estudio de Hardvard Business Review, liquidar primero nuestras deudas más pequeñas es mejor.

Si nos fijamos estrictamente en los números, realmente es mejor pagar aquellas deudas que tienen un interés más alto. Sin embargo, HBR asegura que, después de realizar una serie de experimentos, es mucho más motivante para los participantes ver que sus pequeños conflictos de dinero van desapareciendo poco a poco.

Concentrarse en pagar algo pequeño tiende a tener un efecto mayor en un individuo porque es como si progresaran y se quitaran algo de encima, lo que les motiva a seguir pagando otras deudas”, explican los responsables del estudio.

2. Ten tus finanzas separadas de tu pareja

deudas

Una de las conversaciones más importantes que debes tener con tu pareja antes de casarte es el tema de las finanzas: ¿Tiene deudas? ¿Cuánto tiene ahorrado? ¿Invierte en algo?

Y es que, para algunos, casarse es el punto clave para unir todo lo que tiene con su pareja (hasta su dinero).

Pues bien, parece que esto no es la opción más inteligente. Si no quieres compartir tu cuenta bancaria con tu pareja no pasa nada, siempre y cuando no le ocultes nada extraño.

Tal y como señala Shana Lebowitz, hay muchos casos en los que te conviene tener tus cuentas separadas de tu marido/mujer, como por ejemplo si uno de los dos es mucho mejor ahorrando que el otro o si tiene otra familia de un matrimonio anterior.

Otra opción es la que propone Sophia Bera, fundadora de Gen Y Planning, que es tener una cuenta común para gastos y otras dos individuales (una tuya y otra de tu pareja), para seguir manteniendo tu independencia económica.

A pesar de ello, y decidas lo que decidas, es esencial tener una conversación sobre este tema antes de casaros.

3. ¿Alquilar mejor que comprar o comprar mejor que alquilar?

alquiler coches casa familia

Seguro que alguna vez te han dicho que alquilar es tirar el dinero o que comprar una casa ata a muchos propietarios. Sin embargo, esto son sólo dos tópicos asociados a uno de los grandes dilemas financieros de hoy en día.

Entre las ventajas de comprar una casa se encuentran: la seguridad de cara a la jubilación, la revalorización y la libertad para cambiar tu casa; mientras que en el otro lado de la balanza encontramos la necesidad de tener ahorros previos, los gastos habituales (IBI, tasa basuras, gastos de comunidad, etc); y experimentar cambios en las mensualidades.

Por su parte, entre las ventajas de alquilar un piso están: que no se necesitan muchos ahorros previos, la cuota sólo aumenta si lo hacen los precios, mayor flexibilidad en el consumidor (por si atraviesas malas rachas), ventajas fiscales; mientras que las desventajas son la no posesión de la vivienda pasados los años y los malentendidos con el propietario.

En cualquier caso, la clave está en lo que vayas a hacer durante los próximos 30 años. Y es que para algunos merecerá la pena a largo plazo, pero si por motivos personales o laborales crees que cambiarás de casa en ese tiempo, no te saldrá rentable.

4. Tener una deuda pendiente

Tener una deuda pendiente no es algo especialmente atractivo. Sin embargo, en algunos casos es positivo a largo plazo, como por ejemplo si quieres invertir en tu educación.

Y es que, a la larga, esa “inversión” en tu educación puede suponerte una carrera laboral más exitosa, por lo que podrás pagar esa deuda sin esfuerzo.

5. Invertir si no eres un inversor

Guía de iniciación para comenzar a invertir en Bolsa

Aunque pueda parecer intimidante, invertir en bolsa lo puede hacer todo el mundo. Y es que, aunque necesites saber un par de cosas previas para no perder todo tu dinero, no es tan difícil.

De hecho, si tienes dudas sobre este tema, te mostramos una guía para dar tus primeros a la hora de invertir en bolsa.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.