Fintech

Ahorra dinero planeando tu menú semanal con este método

lista de la compra

Cada semana podemos ahorrar mucho dinero al hacer la lista de la compra, y no solo nos referimos a optar por las marcas blancas. Hoy explicamos un método que te permitirá planear tu menú semanal evitando el malgasto de comida y, consecuentemente, de dinero.

Hacer la compra es uno de los gastos más altos y recurrentes a los que nos enfrentamos todas las semanas. Sin embargo, también es uno de los gastos más fáciles de reducir.

Para empezar, excepto algunos alimentos, es aconsejable optar por las marcas blancas. En la mayoría de ocasiones ofrecen la misma calidad a menor precio, ¿por qué pasarías de una ganga así?

No obstante, pese a los muchos trucos que hay, la verdadera clave para ahorrar dinero en el supermercado es planear tu menú semanal y hacer la lista de la compra con cabeza – no tirando productos al carrito sin ton ni son.

Organiza tu nevera para ahorrar en la factura de la luz y conservar mejor

Por ello, hoy te explicamos un método que te ayudará a planear tus comidas cada semana y evitar el malgasto de dinero. No te llevará más de 15 minutos.

Empieza a ahorrar dinero planeando tu menú semanal

ley-desperdicio-comida

Para empezar a ahorrar dinero al hacer la compra solo necesitas un papel, un boli y la nevera cerca.

  1. Dibuja dos columnas: en la primera columna vas a anotar el desayuno, la comida y la cena para cada día de la semana; la segunda columna la usarás para la lista de la compra.
  2. Rellena las comidas fuera de casa: Empieza por pensar cuándo vas a comer fuera esa semana y anótalo, para esos días no necesitarás planear una comida. Ten en cuenta que comer en casa supone un gran ahorro, pero si hay algunos trucos para gastar menos en restaurantes.
  3. Abre la nevera y la despensa:¿Qué productos tienes ya en casa? Anota absolutamente todos los alimentos que estén dentro de tu nevera o despensa – o no estén caducados – en la segunda columna.
  4. Planea comidas con los alimentos que ya tienes: Primero empieza a planear tu menú semanal con los productos que ya tienes. Prueba a usar una app como Supercook; insertas todos los ingredientes que tienes en la nevera y te dará recetas que puedas hacer con los mismos.
  5. Planea comidas con los alimentos que ya tienes y los que tendrás que comprar: Ahora te toca ir rellenando el resto de los días teniendo en cuenta los ingredientes que tienes y que aún no has incluido en tu menú, complementándolos con lo que comprarás en el super.
  6. Rellena el resto con nuevos productos, pero siguiendo unas reglas: Cuando ya hayas decidido para qué usarás los distintos productos que ya tienes en casa es hora de rellenar el resto de días – si te sobran – con nuevos ingredientes. Eso si, hay algunas reglas que deberás seguir si quieres ahorrar dinero. Intenta maximizar cada producto; por ejemplo, si compras una bolsa de lechuga para hacer una ensalada de pasta ten en cuenta que no vas a usarlo todo, tendrás que planear otra comida para acabarte la bolsa. Así, también es importante que seas realista, no intentes planear platos complicados para días ocupados ya que solo caerás en la tentación de pedir comida a domicilio. También es importante que tengas disciplina: ir a comer al restaurante cerca de la oficina es tentador, pero no le harás ningún favor a tu bolsillo.

Vía | CNBC

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.