Fintech

5 hábitos de dinero que dañan tu salud financiera y te impiden ahorrar

dinero ahorro

Si quieres empezar a ahorrar dinero y mejorar tu situación económica de verdad vas a tener que cambiar tu mentalidad y costumbres. Hoy te explicamos que concepciones y hábitos del dinero deberías eliminar para cuidar tu salud financiera.

Muchas veces creemos que para tener más dinero basta con ganar más y gastar menos. Mientras que el líneas generales ese es el objetivo que debes lograr para empezar a ahorrar, mejorar tu situación financiera va mucho más allá.

El ahorro más que un hábito es una mentalidad por la que adoptas múltiples costumbres para perseguir un solo fin. No obstante, son muchos los que no pueden considerarse verdaderos ahorradores.

¿No quieres malgastar tu dinero? Deja de comprar estos 14 productos inmediatamente

Estos son todos aquellos que tienen concepciones negativas y equívocas sobre el dinero y hábitos financieros que no ayudan a mejorar su economía, pese a que parezcan favorables a simple vista.

Hoy vamos a repasar algunos hábitos de dinero que dañan tu salud financiera, y las claves para eliminarlas.

  • Centrarse en las cosas pequeñas: Muchas veces nos centramos únicamente en ahorrar en el día a día: gastando menos dinero en el supermercado, cenando en casa, recopilando descuentos, entre otros muchos trucos para ahorrar. Esto está bien, solo que no es suficiente. También debes analizar tu situación financiera a gran escala: qué te genera ingresos y donde has invertido tu dinero. Centrarse solo en reducir los gastos menores y no controlar las grandes inversiones es un error.
  • Asumir que tu situación financiera mejorará en un futuro: “Bueno, el próximo mes estaré mejor“, “Cuando pague mis deudas ya empezaré a ahorrar“, “En cuanto me asciendan podré centrarme en ahorrar dinero“. Este estilo de excusas están dañando tu situación financiera, nunca pospongas el ahorro. No tienes ni idea de como sera tu situación en un futuro, así que el momento de empezar a ahorrar es ahora, independientemente de las circunstancias y la poca cantidad de dinero que vayas a poder guardar cada mes. Hazlo.
  • No estar preparado para gastos puntuales pero esperados: Si sabes que cada año vas a tener que pagar la matrícula para la universidad, pagar dinero a hacienda al hacer la declaración de la Renta o incluso pagarte unas vacaciones, planealo con antelación. En vez de pagarlo de golpe el mes que llegue, ahorra dinero cada mes para ese gasto. De esta manera los gastos puntuales los incluyes entre los recurrentes teniendo una mejor visión de tu situación financiera y ahorrándote un disgusto cuando llegue el momento de pagar.
  • Intentar afrontar todo del golpe: Puede que quieras quitarte todas las deudas de golpe, pero volverte loco desembolsando dinero sin hacer cuentas antes puede colocarte en una situación aún peor. Es importante que hagas un presupuesto para organizarte y devolver cada mes una cantidad realista, que puede ir en aumento en vez de pagarse de golpe. Si tienes un plan para mostrarle al banco puedes negociar para que se adapte a tus circunstancias económicas.
  • No ser conscientes de donde va nuestro dinero: Puede que ganes mucho dinero, pero nunca puedes gastarlo sin control. Pocos son realmente conscientes de donde va su dinero y si lo compruebas puede que te lleves una gran sorpresa. Intenta registrar todos tus gastos y decide qué planes o hábitos podrías cambiar para reducirlos.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.