Fintech

3 concepciones negativas sobre el dinero que deberías cambiar

21 maneras de ganar dinero sin hacer (casi) nada

Tu situación económica no solo depende de cuanto ganes y cuanto consigas ahorrar, también influye mucho la concepción que tengas sobre el dinero. Hoy te explicamos 3 concepciones negativas sobre el dinero que solo empeoran tu salud financiera.

En ocasiones tendemos a concebir el dinero como algo negativo y realmente no es tan sorprendente dado que los problemas económicos – como estar endeudado – pueden generarnos un alto nivel de estrés. Si a esto le sumamos que el dinero es capaz de corromper a las personas se nos crea una imagen muy poco favorable.

Sin embargo, entender el dinero como algo malo no solo es equívoco, sino que puede ser lo que más dañe nuestra situación económica.

Son conceptos que tendemos a internalizar impidiéndonos mantener una relación sana con el dinero y, a largo plazo, tener una situación financiera estable.

Cómo preparar un presupuesto para ahorrar y cumplirlo

Veamos cuáles son las concepciones más equívocas sobre el dinero y cómo podemos cambiarlo:

  • El dinero es maligno: El dinero en si no es maligno, sino el uso que le des. La avaricia si puede tener consecuencias negativas, pero al fin y al cabo el dinero es solo un objeto y somos nosotros los que decidimos cómo lo invertimos o como nos relacionamos con el mismo. La clave para cambiar esta concepción es sentarte a preguntarte cuáles son tus valores y compararlos con tus gastos, ¿están alineados? ¿te sientes cómodo con la manera en la que inviertes el dinero?
  • Lo importante no es lo que ganas, sino lo que ahorras: No, ambas cosas son importantes. Si ahorras pero ganas poco avanzarás muy lento. Tu objetivo es aumentar la diferencia entre tus gastos y tus ingresos. Esto puedes hacerlo o bien ganando dinero extra con negocios secundarios o recortando gastos en tu día a día.
  • El dinero no compra la felicidad: Este tópico es correcto hasta cierto punto. El dinero es con lo que pagas tu comida, lo que te permite tener un hogar donde vivir, hacer frente a las facturas del dentista y darte un capricho de vez en cuando o unas vacaciones. El dinero en sí no es lo que te da la felicidad, pero la tranquilidad mental que te da tener bienestar financiero sí. Además, ser feliz y tener dinero – incluso ser rico – no es incompatible.

Vía | the balance

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.